LACONISMO. "That man, Robert Mitchum…sings" (Monument, 1967)

“…No creo que Bob Mitchum sea el mejor cantante del mundo, pero sí que es uno de los mejores tipos del mundo y, por supuesto, uno de los mejores actores.

El mismo descuidado atractivo con el que te encuentras en sus actuaciones lo encontrarás en este Lp para Monument. La misma independencia de ánimo. Lo que algunos definirían como un “lince”, yo lo llamaría “espíritu libre”. Así es como él es, en lo que canta y en lo que quiere cantar. Al igual que lo es con su carrera y en lo que la gente piense de él.


Su beat es impecable, solo un paso por detrás de Bobby Darin, y si una nota es demasiado alta para él, ¡Qué demonios!, puede interpretarla a su manera.


Creo que la calidad de su forma de cantar te sorprenderá, si no lo ha hecho ya. Y si te parece que miento, demándame. Como cantante estoy -o estaba- en el mismo saco y además soy un fan absoluto…”


JOHNNY MERCER

Sunny 

http://www.divshare.com/flash/audio_embed?data=YTo2OntzOjU6ImFwaUlkIjtzOjE6IjQiO3M6NjoiZmlsZUlkIjtzOjg6IjE3NjcxOTk1IjtzOjQ6ImNvZGUiO3M6MTI6IjE3NjcxOTk1LTUwMSI7czo2OiJ1c2VySWQiO3M6NzoiMTEzODEzOCI7czoxMjoiZXh0ZXJuYWxDYWxsIjtpOjE7czo0OiJ0aW1lIjtpOjEzMzcxMTI1OTE7fQ==&autoplay=default

Se ha hablado mucho y bien de “Calypso”, el primer lp del gran Robert Mitchum, una éxotica aventura musical que a muchos subyuga y que a uno siempre le ha dejado frío, más allá de su maravillosa portada. Es obvio que si a tantos y buenos aficionados -y con cuyo gusto suelo coincidir- así les parece, el problema debe ser mío. Mi copia, confesémoslo de entrada, descansa en ese lugar de mi discoteca en el cual reposan, indistintamente, discos olvidados, otros merecidamente castigados a la espera de redención y alguno en un limbo un tanto etéreo y olvidado.
Pero no quiero ahora incidir en una -otra más- de mis taras sino, más gozosamente, en alguna de mis filias. Y casualmente en una directamente relacionada con “Calypso” y que no es otra que su segundo lp, el maravilloso “That man, Robert Mitchum…sings” (Monument, 1967)
Gotta travel on
Little white lies
In my place
 Es éste un disco grabado diez años más tarde que “Calypso”, en donde se vislumbra con sincera elocuencia el paso del tiempo en el antihéroe por excelencia del cine americano clásico. El lugar donde un maduro y contenido rebelde sujeta -acaso no mejor aunque sí con mas atino- todos sus demonios durante tanto tiempo desbocados. Unos demonios siempre presentes pero que al menos semejan haber sido masticados, vividos, comprendidos. Lejos parece quedar esa oveja descarriada adicta a cualquier líquido con graduación y a cualquier planta susceptible de ser fumada, lacónica hasta el paroxismo, atractiva y viril, de aire descuidadamente seductor, desarmante en su honestidad, que igual transita por sus demonios que luce esplendorosa con sus virtudes. Y que siempre, en cualquiera de los casos, mostró un afán por construirse a partir de unos errores que devinieron aciertos. Por decirlo un poco más gráficamente, un tipo que parece haber superado el mortal fatalismo de Jeff Bailey en “Retorno al pasado”, el salvaje romanticismo de Frank Jessup en “Cara de Angel”, la personificación del mal del reverendo Harry Powell en “La noche del cazador” y, sobreviviéndolos, acabar siendo un desengañado y más sabio Harry Kilmer de “Yakuza”.
That man right there
You deserve each other


… Señor Mitchum, ¿Cuáles son sus registros interpretativos?;
Tengo dos: con caballo y sin caballo…”

“…¿Qué es ser actor?;
Un oficio que se ejerce desde las nueve de la mañana a las seis de la tarde, donde te pagan los viernes y te dicen como moverte y qué decir. No olviden que el perro Rin Tin Tin fue toda una estrella…”

“…¿Qué le parecen sus películas?;
No me pagan por verlas. Además, aparcar delante del cine es un coñazo…”

“…¿Mi diferencia con los otros actores?… Mmmmm…qué han estado menos tiempo en la cárcel que yo…”
 Little old winedrinker me
The ballad of Thunder road

http://www.divshare.com/flash/audio_embed?data=YTo2OntzOjU6ImFwaUlkIjtzOjE6IjQiO3M6NjoiZmlsZUlkIjtzOjg6IjE3NjcyMTAxIjtzOjQ6ImNvZGUiO3M6MTI6IjE3NjcyMTAxLTFkNyI7czo2OiJ1c2VySWQiO3M6NzoiMTEzODEzOCI7czoxMjoiZXh0ZXJuYWxDYWxsIjtpOjE7czo0OiJ0aW1lIjtpOjEzMzcxMTM0NTI7fQ==&autoplay=default

Seductor, vagabundo, sarcástico, independiente, aventurero, bonvivant… todo ello parece, ahora visto en perspectiva, como la coraza protectora de un tipo más sensible de lo que quiso reconocer. Una estrella que quería ser ella misma, huyendo de peajes y servidumbres y que, pese a costarle un precio elevado, al parecer pagó gustoso, consciente que en la balanza que calibraba lo verdaderamente importante, no había discusión posible. Un tipo sabio.

El reverendo Harry Powell en “Night of the hunter”

http://www.divshare.com/flash/audio_embed?data=YTo2OntzOjU6ImFwaUlkIjtzOjE6IjQiO3M6NjoiZmlsZUlkIjtzOjg6IjE3NjcyMTI3IjtzOjQ6ImNvZGUiO3M6MTI6IjE3NjcyMTI3LTQxOSI7czo2OiJ1c2VySWQiO3M6NzoiMTEzODEzOCI7czoxMjoiZXh0ZXJuYWxDYWxsIjtpOjE7czo0OiJ0aW1lIjtpOjEzMzcxMTM2NDc7fQ==&autoplay=default

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s