Almost summer.

     Isabel está contenta. Y yo también. Le acaban de poner lentillas y ha dejado -al menos de momento- las tan engorrosas como mal traídas gafas. Isabel sonríe y cuando lo hace el día cambia al instante, siempre a mejor. Le gusta demostrar su amor, incondicional, tanto como sentirse querida y a veces ese es un -bendito- problema. No controla su efusividad, ni tampoco su generosidad y ya debe comenzar a saber que no todo es siempre así.
 
  Todavía no le ha pasado el disgusto de la desaparición o fuga -me temo que robo- de sus gatos. Ha sido mejor decirle que Sol y Luna se han ido de viaje a un lugar en el que estarán más contentos, más felices. Así que el drama continua, se representa con su habitual vehemencia, aunque su tío ya le ha dicho que podrá elegir de entre la próxima camada que pase por su clínica en busca de acomodo. No le ha convencido del todo. Ya veremos que ocurre. Isabel tiene carácter. Le gusta llevar la voz cantante. La semana que viene vuelve al colegio y está feliz, no le supone ningún problema, muy al contrario. Cuando Isabel me abraza fuerte, sin pedir nada a cambio, sin saber que se lo daría todo -o tal vez si, la muy pilla-, tiemblo como ya no recordaba. 
 
  En verano las pecas se le acentúan y su pelo se vuelve pajizo, como si irradiase luz. Isabel es un regalo. Para ella siempre es verano.
 
 

3 comentarios sobre “Almost summer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s