DEL SHANNON – Home and away

 En el negociado de la música popular, como en todo aquel susceptible de ser mercadeado y por tanto, a menudo, sujeto a los designios -y éso con suerte- de personas centradas en el asunto económico, sucede, de vez en cuando, insondables y misteriosos episodios como el sucedido con “Home and away”. Que uno de los discos más hermosos del final de la década mágica no viese jamás la luz, quedando archivado en las estanterías de Liberty por una concatenación de desidia, mala suerte y peores decisiones, es algo que escapa a mi entendimiento. 

 
 A principios de 1967 Del Shannon y su cómplice Dan Burguoise viajan a Londres contratados para una gira. Del es un prolífico y talentoso autor, pero contractualmente está obligado a incluir en sus discos versiones de las canciones del momento, clausula que deja en un segundo plano a su propio y soberbio material. Todo ello no es óbice para que algunas de sus tomas de temas ajenos brillen de manera esplendorosa. Una de ellas – el “Under my thumb”de los Rolling Stones– ha llamado poderosamente la atención del por aquel entonces todavía su manager, Andrew Loog Oldham. Durante una entrevista para la BBC coinciden en el plató y este les aborda con la invitación de escuchar en primicia el nuevo lp de los Beatles. En el interior de su Rolls-Royce descubren por primera vez “Strawberry fields forever” o “Penny lane”. Oldham les cuenta sus ideas acerca de un proyecto que tiene en mente y les propone si están interesados en formar parte. A Del Shannon le encanta todo lo que oye e inmediatamente se ponen manos a la obra.

 Andrew Loog Oldham, rubio, bien parecido, de porte distinguido y hábitos sociales mundanos habla acerca de los pilares de su proyecto. Nada parecer ser obstáculo; Su idea es realizar un disco que recoja tanto el espíritu de “Pet Sounds” como el toque pop de las producciones de Lou Adler para Mama’s and the Papa’s y vestirlo todo ello con el aroma de la producción (más) gloriosa y decadente de Spector en “River deep, mountain high”. Sus palabras son ambrosía para los oidos de Del Shannon y éste no ve el momento de ponerse en faena.

 Para la ocasión el productor contrata al arreglista Arthur Greenslade. Un habitual y viejo amigo de la casa que ha trabajado -o lo hará en el futuro- con Dusty Springfield, Tom Jones, Serge Gainsbourg, Shirley Bassey o David (Jones) Bowie entre otros. Profesional competente, dúctil e incansable, un artesano eficaz capaz de llevar a cabo todo aquello que se le pida, la confianza de Oldham en él es absoluta desde que trabajaron juntos en el “Out of time” de Chris Farlowe, publicado en Inmediate, el sello de reciente creación propiedad de Loog Oldham.

 

 En palabras de Del Shannon las sesiones “Ofrecen un ambiente cálido, humeante, cómodo y acogedor, con la calidez de los buenos sonidos”. Con un plazo de tan solo cuatro días para llevar a cabo el disco, Oldham ya llevaba parte del trabajo hecho desde casa con seis canciones provenientes de artistas de su escudería; Tres firmadas por Andrew Rose y David Skinner, el duo conocido como Twice as much (“It’s my feeling”, “Easy to say” y “Life is but nothing”) y tres escritas por Billy Nichols (“Cut and come again”, “Led along” y “Friendly with you”). El resto será una nueva versión del clásico de Del “Runaway”, otra canción que ya tenía en el cajón desde 1963 y que ningún productor le había querido grabar, escrita por Ross Watson (“My love has gone”), una más a cargo de un conocido de Oldham, Jeremy Paul Solomons (“Mind over matter”) y dos nuevas, recién compuestas por Del Shannon para la ocasión, de una magnificencia que todavía hoy sorprende y asusta; “Silently” y “He cheated”.

Con el repertório decidido falta ensamblar a los músicos. Oldham siempre ha dicho que Nicky Hopkins, Steve Marriott, Reg Guest, Andy White, Twice as Much y Billy Nichols intervinieron en dichas sesiones, pero de lo que queda constancia por las fotos tomadas en el estudio es de que estuvieron presentes Big Jim Sullivan a la guitarra eléctrica, Joe Moretti a la acústica, Billy Bell al banjo y John Baldwin (o lo que es lo mismo John Paul Jones) al bajo, ademas de P.P. Arnold y Madeleine Bell en los coros.

 

 
 Nada más terminar comienzan las desgracias; A Oldham se le juntan los problemas; Jagger y Richards, que se hallan terminando de grabar “Their satanic majesty’s request”, tienen una vista en el juzgado por asuntos de drogas y “Here comes the nice” de los Small Faces, el nuevo grupo de Inmediate, es un éxito que requiere de todos sus esfuerzos. El resusltado es obviar “Home and away”. Además de todo eso, lo bueno y lo malo, es el organizador del festival de Monterey. Estos tres asuntos sellaran el destino del disco de Del Shannon junto con la atónita llegada de una nueva era para los despistados A&R y ejecutivos discográficos. Según BurguoiseTodos los ejecutivos y A&Rs de Liberty se  fumarían su primer porro en Monterey. Cambiaron sus corbatas y trajes a medida por chaquetas Nehru, patillas y pelo largo. Escucharon el disco de Del y sentenciaron que era demasiado pop, que debía ser más psicodélico, que no molaba. No se enteraron de nada”.

 Así pues el álbum quedó archivado sine die en las estanterias de Liberty. Todavía se publicarían un par de sencillos casi a hurtadillas (las antes mencionadas “Silently” y “He cheated”) pero nada sucedió. Nada comercialmente hablando, claro. Aquella barróca combinación de cuerdas, obóes, clavecines  que atemperaba unas veces y exasperaba otras, la paranoia, el drama y la irresmisible esperanza dio fruto a lo que los ejecutivos describieron -de manera atinadísima aunque sospecho que totalmente involuntaria-  como “Fuera de su tiempo”. Porque Del Shannon, señor de la pérdida y la infinitud, rey sin corona de la emoción y el falseto lírico y delicado no tenía más objetivo que conjugar de manera casi sobrenatural el drama y el pathos, combinándolos de manera sutil y espaciada, muy lejos de la inherente y peligrosa veleidad, a años luz del amaneramiento y la impostura. 

 

 
  Mis abuelos vivían en una casita que con el tiempo y el progreso casi terminó por estar en el centro del pequeño pueblo. El antiguo barranco junto al que la construyeron se rellenó con capas de olvido, esperanza y sueños no siempre llevados a cabo para terminar, décadas después, siendo el flamante nuevo paseo. A éste daba su fachada, de nuevo cuño, con la inscripción (veleidad de la obra hecha con su esfuerzo y sacrificio) del año de su construcción en su soportal -1953- y sus iniciales –V.F y A.V– talladas en la piedra. Justo arriba, en el piso superior de la inscripción, estaba la salita. De planta estrecha y rectangular, era un modesto mirador que daba al paseo, con el piano de pared que acostumbraba a tocar mi madre a la derecha y un tresillo en el que teóricamente no te podías sentar -por ser el bueno, “Xiquet, mira com tens de bruts els genolls”– aunque mi abuela, tras la cariñosa reprimienda, siempre hacía como que no veía mis escaladas por él. Tenía el mirador dos butacas y una mesita cubierta de un tapete con motivos florales hecho a mano que daban al balconcillo. En el centro de la mesita, todos los domingos por la mañana, mi abuelo colocaba flores en un jarrón en cuya base se podía leer Gean y a su lado varios ejemplares del Reader’s Digest. Junto a ellos una cigarrera, plateada, que representaba a la bola del mundo y que se abría por su ecuador. Era un objeto que a mi me tenía completamente hipnotizado. En él anidaba parte del veneno que aún me consume; el aspirado y el escuchado, su forma cilíndrica que al extraerla entonaba aquella melodía. Una melodía que no logro identificar pero que hoy, escuchando el clavecín inicial de “It’s easy to say”, ha vuelto a mi memoria como por ensalmo, en agradable retorno a un cada vez más lejano pasado. Razonablemente féliz, por qué no decirlo, y también consicente de mi pequeñez.

 Todos los datos biográficos están extraídos de las notas interiores de “Home and away” (Now Sounds, CrNow 40, 2013), escritas por Kieron Tyler.

Anuncios

3 comentarios sobre “DEL SHANNON – Home and away

  1. Una maravilla de disco.Lástima que el punto y final a su vida fuera tan drástico y triste.

    Por cierto,enhorabuena y gracias por tu blog;prácticamente lo acabo de descubrir;presiento que seré asiduo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s