Mis películas imaginarias SOLO EL FIN A.k.a. "Ti devo lasciare" (Elio Petri, 1971)

//www.mixcloud.com/widget/iframe/?feed=http%3A%2F%2Fwww.mixcloud.com%2Fdonsicaliptico%2Fs%C3%B3lo-el-f%C3%ADn-bso%2F&embed_uuid=abc9581c-6aa1-48ba-a865-367ad2844565&replace=0&hide_cover=1&embed_type=widget_standard&hide_tracklist=1

INTRO by Maria Napoleon
HUGO MONTENEGRO Theme from “The Fox”
ASTRUD GILBERTO Sólo el fín
INTERLUDIO Siempre es igual
HUGO MONTENEGRO Moog power
MARIO MOLINO Operazione Beat
JOSE MARIA MORALEDA Whole lotta love
MANUEL GAS Cascarrabias
FRANCO MICALIZZI Laure
ADOLFO WAITZMAN Salvaje amor
INTERLUDIO Voy a darle un consejo
EUGEN THOMAS Scarabea (excerpt)
ARMANDO TROVAJOLI and EDDA DELL ORSO Ricordo di Lilia
HUGO MONTENEGRO SINGERS Good vibrations
IRA Che cosa mai sara’
PHILIPPE NICAUD Tout bas
HUGO MONTENEGRO ORCHESTRA Lay lady lay
INTERLUDIO Muy bien cariño, tu eliges

GIORGIO GABER e OMBRETTA COLLI Il sappori di la vitta in due

“Sólo el fin” a.k.a. “Ti devo lasciare”, 1971

Director; Elio Petri

Intérpretes; Florinda Bolkan, Renato Salvatori, Helga Liné, Victoria Vera, Juan Luis Gallardo

Sinópsis;
Hugo (Renato Salvatori) es un muchacho féliz. Vive en la costa amalfitana con sus padres, quienes regentan un pequeño y hermoso hotel que da al acantilado, visitado generalmente por extranjeros. El negocio les proporciona una posición desahogada. Su madre es una mamma con todas las de la ley y su padre es, bueno, digamos que un tanto mujeriego. Un día su madre sorprende a su padre retozando en el lecho con una voluptuosa nórdica y enloquece hasta el paroxismo ante la contemplación por primera vez de aquello que le era totalmente ajeno. Loca de amor y sintiéndose traicionada, los celos y la rabia la llevan a asesinarlo junto a la joven danesa (de la que Hugo se halla enamorado en secreto), acuchillando con saña a ambos repetidas veces hasta la muerte ,ante la mirada atónita del muchacho, quién petrificado y herido en lo más íntimo, acarreará el suceso durante el resto de su vida.

  Han pasado los años y Hugo se ha convertido en inspector de policia en Nápoles. Lleva una vida centrada en su profesión y es tan valorado por sus superiores como huraño con sus compañeros. Una mañana es requerido a presentarse en el Hotel Decumani, sito en el espléndido Palazzo Ricario Sforza, donde una joven americana ha sido encontrada muerta, decapitada, por su desolada hermana (Florinda Bolkan) en una de sus suites más lujosas. Una somera inspección en la alcoba deja muestras evidentes de que allí ha habido una fiesta en la que ha corrido el alcohol y las sustancias estupefacientes. En un aparte el director del hotel le comenta a Hugo que eso ha venido siendo lo habitual durante el último mes, desde que la fallecida conoció a un playboy brasileño llamado Felippe (Juan Luis Galiardo) al que le solía acompañar una cohorte de hippies, melenudos y artistas, además de una joven de esquiva y misteriosa belleza a la que llamaban Jocelyne (Victoria Vera) y de la que le muestra una fotografía.

  A la mañana siguiente, paseando por la via de Sanctis, camino de la comisaria, a la altura de la capilla de San Severo Hugo ve a una muchacha con un asombroso parecido a la misteriosa Jocelyne. Va completamente vestida de negro y acaba de entrar en la iglesia. La sigue y cuando traspasa la puerta un anciano sacerdote, confundiéndole con un turista, le indica que las visitas al templo no comienzan hasta las diez. Hugo le explica que estaba buscando a una amiga que acaba de entrar y cuando levanta la cabeza observa en el muro de la derecha el retrato de una mujer. Queda petrificado. La mujer del retrato es idéntica a la muchacha de la fotografía. El sacerdote advierte su turbación y al verle interesado le cuenta la historia de María Teresa Sangro, doncella muerta hace ya trescientos años. Era ésta la hija de Pietro Sangro, máson y filántropo de la iglesia, ajusticiado por la inquisición con la acusación de haberse visto envuelto en oscuros experimentos científicos que tienen que ver con la vida eterna, en realidad, dice el anciano, un complot de los Frattini, la otra poderosa familia de Nápoles en la época, por hacerse con el poder del comercio del puerto. Justo debajo del retrato hay una inscripción grabada que reza asi; “Ti devo lasciare”.

  Ya en la comisaria, revisando por enésima vez el dossier del caso, Hugo descubre una tarjeta de invitación a nombre de la fallecida, para asistir al estreno de una obra clásica que se representará en el Teatro San Carlos. Su título es “Ti devo lasciare” y el director de la misma un tal Filippo Frattini.

Anuncios

3 comentarios sobre “Mis películas imaginarias SOLO EL FIN A.k.a. "Ti devo lasciare" (Elio Petri, 1971)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s