CERRADO POR VACACIONES…



 

 

Vacaciones, mudanza… new times coming at Villa Sicalíptica

NORO MORALES Saona
ALDEMARO ROMERO Y SU ONDA NUEVA El musiquito
ROBERTO MENESCAL Five four
JORGE BEN Take it easy brother Charlie
ASTRUD GILBERTO Take it easy brother Charlie
LOS ZAFIROS Bossa cubana
LOS ROCKING BOYS Llévame a la luna
TONY RENIS Perche, perche
STELVIO CIPRIANI Tintikitikitin
WILSON SIMONAL Nem vem que nao tem
SOLA Tabu, tabu
PABLO SUEÑA Tabú
RAY BARRETTO I wanna be a James Bond girl
EL CHICLES Babalú
ROBBY POITEVIN Bubba dub bossa
VIKI CARR Más que nada (Pow pow)
THE REMO FOUR Sing Hallelujah
THE SQUARE SET Ain’t what i want
THE FANTASTIC LAS VEGAS I wish you love
RENEE AND RENEE Tú dices que sí
PEGGY LEE Allright, Okay, you win
TINO CONTRERAS Bacango
DAVE DAVANI FOUR Jive Samba
PAUL MAURIAT Let the sunshine
ANNIE GERMAIN Il fait chaud

Anuncios

VIAGGIO IN ITALIA Il Beat ¿Cos’ é?

Italia canta 1

e0208-italia

 

Viaggio in Italia by Intro / Atto di forza # 10 by I ragazzi del sole / Viva la liberta by Carlo Pavone / Preistoria preistoria by Barry Window / Senti ragazzo by La Nuova Cricca / Strano uomo by La Quinta Faccia / Un tipo per te by I ragazzi dei capelli verdi / Fuocco by I Motowns / Luca by La Macchie Rossa / Ladro by Equipe 84 / Allora mi ricordo by New Trolls / Mille anni by De De Lind / In un momento by Jim Ivan & The Cossacks / Soffro, soffro by Rinaldo Ebasta / Nessuno potrá ridere di lei by I Pooh / Non e giusto by I Kings / Scrivo sui muri by The Black Stars / Piangi con me by The Rokes / Datemi una lacrima per piangere by I Corvi / E già tardi ormai by Gianni Pettenati e i Tombstones / Ti risviglierai con me by I Balletti di Bronzo / La pigne in testa by Gli Scooters / Lavoro per difendere by Mike Lidell & Gli Attomi / Fino a ieri by Hugu Tugu / Non contare più su di te by I Gemelli

Non era un sogno by Roberto Righini / Che vita e questa qua by Nico / Crudele by I Bisonti / Sono un uomo by Patrick Samson Set / Basta essere belle by Le Svitate / Baluba Shake by Brunetta / L’uomo non sapra mai by I Farnessi / Non Biutarmi giu by Riki Maiocchi / Prendi prendi by Claude François / Chissa chi sei by Raffaella Carra / Si sapessi mio caro by Valeria Mongardini / L’esistenza by Caterina Caselli / Ti prego by Cyril / Quel ragazzo by Tony Spada / Restiamo ancora insieme by I Calipop / Dettiato al capello by I quelli / Girl with a gun by Nino di Luca / Ormai by Leo Sardo / Hair by Elio Gandolfi / Sarteur shake by Varinella / Meeting by Fausto Pappetti / Seli (4,3,2,1, morte) by Edda del Orso / Mondo malato by Roberto Righini

 

 

 Jamás logré entender por qué somos tan receptivos con los logros y hallazgos de la música anglosajona -me declaro uno de los primeros en dicha filia, una cosa no quita a la otra- y en cambio nos dejamos ir o directamente obviamos los incontables y espléndidos episodios realizados en otros ámbitos.
Aunque pensándolo un instante es posible que el adocenamiento que acarrea la imperiosa necesidad de modernidad y la comodidad que conlleva los lugares comunes tenga algo que ver. De todos modos, casi ya da igual. Esa es otra -y ya he perdido la cuenta- de mis batallas perdidas.

Lo que modestamente les propongo no es otra cosa que hacer de la necesidad virtud. Asumir nuestras debilidades y escapar de lo sectario en la medida de los posible. Abandonémonos a la molicie y a la diversión. Si de paso conseguimos obviar ese cinismo molesto y condescendiente y nos centramos en la mirada curiosa tendremos, creo, avanzado una gran parte del camino. Una vez dicho todo ésto me atrevo a aconsejarles que den esa batalla definitivamente por perdida y que ni malgasten su tiempo y energía en rebatir presuntas valoraciones, por lo general displicentes o en sustentar los aprecios, demasiadas a menudo cicateros.  Si tienen la fortuna de encontrarse con una brizna de comprensión dense por satisfechos y huyan de polémicas innecesarias y estériles. Quedémonos con lo cercano -por geografía-  y lo próximo -por sensibilidad- y disfrutemos. En este caso de Italia, sin ir más lejos.
  Y si somos honestos no nos quedará otra cosa más que asumir nuestra mediocridad y apechugar con ello. Aceptar cuanto hemos degenerado. Nada más lejos de mi intención que realizar una expiación pública o ejercer mi tara con afán exhibicionista. Tampoco, ni mucho menos, pretendo -les pido mil perdones si doy esa impresión- lucir una patina de exclusividad o decorarme con la fantasía del elitismo. Simplemente es algo que está ahí, es inútil luchar contra ello. Por ello decidí ya hace tiempo permanecer en una esquina, molestar y hacer el menor ruido posible en una época donde lo que impera es una pulsión irrefrenable por la novedad. Un tiempo en el que la originalidad más vacua y el captar la atención aunque solo sea durante quince minutos ha derrotado al rigor y al detalle. Un sitio donde la ilusión no es más -y eso con fortuna- que moneda de curso ilegal.
 
Guitarras eléctricas, Fuzz y flequillos tintados de verde. Motocicletas, accidentes y el hermanísimo de pel di carota. Montones de falsas – y hermosas-  historias truculentas. Versiones, muchas versiones; De los Zombies, de Jefferson Airplane, de Arthur Brown, de los Kinks, de los Grassroots. Psicodelia andante y moderatto progresivo. Phasing, efectos de pistas y eco. El Riff y el Beat ¿cos’e?. Soulmen oriundos, como aquellos defensas centrales en los años setenta, Mucho, muchísimo drama. Se non è vero è ben trovato. Exotismos, algún sitar como extravagante atrezzo. Fulares y pantalones de rayas. La melodía, la ingenuidad, el arrebato y la ilusión. Su irrenunciable lirismo hasta en los episodios más presuntamente truculentos. Italia, tan lejos y tan cerca …
 

MUDDY WATERS Let’s spend the night together / Tom cat (Chess France, 1968)

 


 

Muddy Waters goes psychedelic. O quizá no tanto, porque aunque adaptándose -no sé si a la fuerza- a los nuevos tiempos Muddy Waters siguió siendo esencialmente él mismo. Es lo que tiene el talento por derecho y la personalidad marcada, por mucho que le des vueltas resulta del todo imposible eliminar las huellas del pasado.

  En 1968 la carrera de Muddy Waters anda de capa caída. Es el sino ineludible de los bluesmen. Siempre en el filo, tomando -y eso con fortuna- una parte escasa de las tres docenas largas que les corresponden. Saqueados por las hordas de imberbes jóvenes que abanderan los nuevos tiempos y estoicos ante el devenir de las cosas (tal vez por no quedarles otra), asisten atónitos a una sucesión de acontecimientos que les superan. Pero Chess, su compañía, está intentando -y al parecer logrando- dar un nuevo giro al estado de las cosas. Pretenden revertir su imagen de sello estandarte del soul clásico de Chicago y subirse a la ola que la revitalice y coloque en el escaparate. Para ello crea un subsello -de nombre Cadet Concept- en donde alojar a los experimentos presentes y futuros.

 

 

Uno de ellos es poco menos que un as en la manga. Rotary Connection, el grupo prácticamente creado por Charles Stepney (quién lleva tiempo rumiando la dosis exacta de la pócima que logre la piedra filosofal) y protegidos de Marshall Chess, el hijo de Leonard Chess, está comenzando a despegar con una mezcla extraña de soul, psicodelia y filosofia de raices hippies. Formados a partir de los Proper Strangers, Marshall necesita un cantante. Se decide por Sidney Barnes, un compositor a sueldo del sello y enseguida advierte que necesitará de un contrapunto femenino. Ahí está el quid del asunto. La solución -tan autárquico como su padre- también se halla en casa; una joven recepcionista que trabaja en sus oficinas. Su nombre Minnie Ripperton. Ya solo harán falta los regulars que hagan que las cosas discurrán por el cauce adecuado; Phil Upchurch a la guitarra, Morris Jennings a la batería y el gran Charles Stepney al vibráfono.

Pero volvamos a “Electric Mud“. Los tres regulars citados, junto a otros sospechosos habituales como Pete Cosey, Gene Barge o Louis Satterfield sustituirán a la banda habitual de Waters.“Electric mud” será muy contestado por los puristas pero también será su disco más vendido. Es un disco que quema y atrapa, tan incandescente como fluido, en el que nuestro hombre parece querer jugar a ser Hendrix interpretando a Muddy Waters. Descarnado y chulesco. Un disco de verdad pese a toda la panoplia de gimmicks que, según los gustos y opiniones, lo embellecen o enturbian. El primer single lleva una espectacular versión del “Let’s spend the night together” de Jagger/Richards en una cara y la fantabulosa, carnicera y adictiva “Tom cat” en la otra. Es ésta, en mi modesta opinión, la verdadera bomba de neutrones; Pedal fuzz y wah wah a granel para macerar un blues psicodélico, donde la guitarra de Peter Cosey dispara riffs con suma punteria hasta conseguir inyectar en el oyente una súplica lasciva de arrebatada lujuria y que termina convirtiéndose en poco menos que la mismísima declaración del diablo.

 El sencillo sería publicado en Francia, con su portada y demás abalorios, en tiempo y forma. Ya saben lo que me gustan esas cosas. Junto a las canciones subo también todo su irresistible atrezzo. Qué añoranza de hace diez o quince años, con todo un mundo por descubrir y además asequible al bolsillo. Lo sé, confesiones de enfermo.



Yeeeeeeaah you know i’m a tomcat and you’re my kitten
and i’ve been scratching’ around in your windowpane
Let me in let me in my baby
So i can feel good all over again

PLAYLIST ¡Abran paso!

 


Tracklist

ELKIN & NELSON Abran paso

PRETTY PURDIE Soul drums
THE NU SOUND EXPRESS Ain’t no good enough for you
THE BROTHERS Brother’s groove
AL SHARP Funky lover
DOC RAND I need a woman
REX GARVIN Believe it or not
DEE EDWARDS Why can’t there be love?
MONGO SANTAMARIA Cloud nine
JOHNNY PATE You can’t even walk in the park
THE DYNAMIC CORVETTES It’s a trap
JIMMY JAMES & THE VAGABONDS Hi Diddley dee dum dum
MARLENA SHAW Liberation conversation
WAYNE MCGHIE  Dirty funk
THE QUICK Bert’s apple crumble
THE MONCLAIRS Sore feet
THE BUNCH Don’t come back to me
JOE KENNEDY Funky time
CHAMPION JACK DUPREE Barrelhouse woman
MUDDY WATERS I’m a boy

JIMMY JAMES & HIS VAGABONDS. Sus Eps franceses en Disques Vogue.

 

 

Rebuscando discos entre los cajones del Estudiodelsonidoesnob, en busca de inspiración e información para un proyecto que llevo entre manos, he caido en la cuenta al leer repetidas veces la siguiente leyenda;“C’est un realisation Disques Vogue. Villetaneuse (Seine)”. Las palabras que describen la Arcadia soñada podrían ser -de hecho ahora mismo lo son- la frase citada más arriba entre comillas, rúbrica de la casa que distribuía (entre otras docenas más) al sello Pye en Francia y la ubicación geográfica de su fábrica. Con el tiempo, paciencia y fortuna he conseguido hacerme con tal vez demasiados de ellos Estos tres eps franceses del jamaicano Jimmy James y sus Vagabonds (Phil y Coleson Chen, Rupert Balgobin, Barry Sutton, Wallace Wilson, Carl Regis, Fred Fredericks y Carl Griffiths) son un pequeño ejemplo. Con sus portadas únicas para el mercado francés, su diseño (afortunadamente intactas sus contras, sin recortar, impolutos los cupones para el llavero de regalo) y sobre todas las cosas, su música. 

 

Recién aterrizados en Londres y de la mano de Peter Meaden grabaron una serie de discos pequeños que son hoy artefactos de tan inolvidable belleza como arrebatadora música. Soul, ska, Northern, rhythm and bues… toda una máquina perfectamente engrasada, dotada de nervio y gusto en medio de la cresta más elevada de una ola irrepetible.