VIAGGIO IN ITALIA Il Beat ¿Cos’ é?

Italia canta 1

e0208-italia

 

Viaggio in Italia by Intro / Atto di forza # 10 by I ragazzi del sole / Viva la liberta by Carlo Pavone / Preistoria preistoria by Barry Window / Senti ragazzo by La Nuova Cricca / Strano uomo by La Quinta Faccia / Un tipo per te by I ragazzi dei capelli verdi / Fuocco by I Motowns / Luca by La Macchie Rossa / Ladro by Equipe 84 / Allora mi ricordo by New Trolls / Mille anni by De De Lind / In un momento by Jim Ivan & The Cossacks / Soffro, soffro by Rinaldo Ebasta / Nessuno potrá ridere di lei by I Pooh / Non e giusto by I Kings / Scrivo sui muri by The Black Stars / Piangi con me by The Rokes / Datemi una lacrima per piangere by I Corvi / E già tardi ormai by Gianni Pettenati e i Tombstones / Ti risviglierai con me by I Balletti di Bronzo / La pigne in testa by Gli Scooters / Lavoro per difendere by Mike Lidell & Gli Attomi / Fino a ieri by Hugu Tugu / Non contare più su di te by I Gemelli

Non era un sogno by Roberto Righini / Che vita e questa qua by Nico / Crudele by I Bisonti / Sono un uomo by Patrick Samson Set / Basta essere belle by Le Svitate / Baluba Shake by Brunetta / L’uomo non sapra mai by I Farnessi / Non Biutarmi giu by Riki Maiocchi / Prendi prendi by Claude François / Chissa chi sei by Raffaella Carra / Si sapessi mio caro by Valeria Mongardini / L’esistenza by Caterina Caselli / Ti prego by Cyril / Quel ragazzo by Tony Spada / Restiamo ancora insieme by I Calipop / Dettiato al capello by I quelli / Girl with a gun by Nino di Luca / Ormai by Leo Sardo / Hair by Elio Gandolfi / Sarteur shake by Varinella / Meeting by Fausto Pappetti / Seli (4,3,2,1, morte) by Edda del Orso / Mondo malato by Roberto Righini

 

 

 Jamás logré entender por qué somos tan receptivos con los logros y hallazgos de la música anglosajona -me declaro uno de los primeros en dicha filia, una cosa no quita a la otra- y en cambio nos dejamos ir o directamente obviamos los incontables y espléndidos episodios realizados en otros ámbitos.
Aunque pensándolo un instante es posible que el adocenamiento que acarrea la imperiosa necesidad de modernidad y la comodidad que conlleva los lugares comunes tenga algo que ver. De todos modos, casi ya da igual. Esa es otra -y ya he perdido la cuenta- de mis batallas perdidas.

Lo que modestamente les propongo no es otra cosa que hacer de la necesidad virtud. Asumir nuestras debilidades y escapar de lo sectario en la medida de los posible. Abandonémonos a la molicie y a la diversión. Si de paso conseguimos obviar ese cinismo molesto y condescendiente y nos centramos en la mirada curiosa tendremos, creo, avanzado una gran parte del camino. Una vez dicho todo ésto me atrevo a aconsejarles que den esa batalla definitivamente por perdida y que ni malgasten su tiempo y energía en rebatir presuntas valoraciones, por lo general displicentes o en sustentar los aprecios, demasiadas a menudo cicateros.  Si tienen la fortuna de encontrarse con una brizna de comprensión dense por satisfechos y huyan de polémicas innecesarias y estériles. Quedémonos con lo cercano -por geografía-  y lo próximo -por sensibilidad- y disfrutemos. En este caso de Italia, sin ir más lejos.
  Y si somos honestos no nos quedará otra cosa más que asumir nuestra mediocridad y apechugar con ello. Aceptar cuanto hemos degenerado. Nada más lejos de mi intención que realizar una expiación pública o ejercer mi tara con afán exhibicionista. Tampoco, ni mucho menos, pretendo -les pido mil perdones si doy esa impresión- lucir una patina de exclusividad o decorarme con la fantasía del elitismo. Simplemente es algo que está ahí, es inútil luchar contra ello. Por ello decidí ya hace tiempo permanecer en una esquina, molestar y hacer el menor ruido posible en una época donde lo que impera es una pulsión irrefrenable por la novedad. Un tiempo en el que la originalidad más vacua y el captar la atención aunque solo sea durante quince minutos ha derrotado al rigor y al detalle. Un sitio donde la ilusión no es más -y eso con fortuna- que moneda de curso ilegal.
 
Guitarras eléctricas, Fuzz y flequillos tintados de verde. Motocicletas, accidentes y el hermanísimo de pel di carota. Montones de falsas – y hermosas-  historias truculentas. Versiones, muchas versiones; De los Zombies, de Jefferson Airplane, de Arthur Brown, de los Kinks, de los Grassroots. Psicodelia andante y moderatto progresivo. Phasing, efectos de pistas y eco. El Riff y el Beat ¿cos’e?. Soulmen oriundos, como aquellos defensas centrales en los años setenta, Mucho, muchísimo drama. Se non è vero è ben trovato. Exotismos, algún sitar como extravagante atrezzo. Fulares y pantalones de rayas. La melodía, la ingenuidad, el arrebato y la ilusión. Su irrenunciable lirismo hasta en los episodios más presuntamente truculentos. Italia, tan lejos y tan cerca …
 
Anuncios

2 comentarios sobre “VIAGGIO IN ITALIA Il Beat ¿Cos’ é?

  1. El tema “Luca” de los Macchie Rosse me flipa. Otro muy similar, rozando también el “psych-hardrock” -aviso, creo que me acabo de inventar esta etiqueta- es el “Non Era Un Sogno” de Roberto Reghini, brutal.
    Últimamente ando escuchando mucha mandanga de la Italia. Supongo que usted conocerá los tropocientos volúmenes que corren por internet de la serie Atto di Forza. Un filón, una mina, oiga. Y es que la escena italiana era la bomba, tanto en cantidad como en variedad!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s