PAUL WILLIAMS Someday man (Reprise, 1970)

 

 

 

…Long ago and so far away, in the land of “I told you so”
lived a man named “You’ll get nothing from me”…

Han pasado ya dos años desde la aventura del calamar sagrado y Paul Williams finalmente se decide a emprender carrera en solitario. Para su debut en Reprise, su sociedad con Roger Nichols -la cual duraría hasta 1972-  está en plena efervescencia, aunque en su opinión no en un mismo plano. Lastrado por las dudas e inseguridades que siempre le atenazarían todavía hoy considera Someday man más un disco de Roger Nichols que suyo. Y aunque todas las músicas vienen efectivamente firmadas por Nichols en mi opinión minusvalora el valor de sus textos. Siempre ha sido y siempre sería -hasta en los tiempos de vodka y cocaína- así. Pero también es indiscutible que las melodías delicadas y los arreglos fastuosos, sin sus textos, esa combinación de miedos y estallidos de felicidad, su sencilla lucidez aderezada por la poesía de lo pequeño, carecerían del impacto que todavía hoy siguen provocando. Unos textos casi memorísticos, elegante descripción del día a día desde un melancólico optimismo, sin por ello dejar a un lado los inevitables traspiés y debacles. También, sorprendentemente (y ahí piensa uno que estriba su perdurabilidad), unos textos en lo más mínimo conmiserativos. Tan lúcidos como sinceramente descriptivos, conscientes de la realidad. Textos que tienen la rara cualidad de servir de lenitivo y barómetro sentimental cada vez que uno se acerca a ellos.

El elenco de Someday man es de quitar el hipo. A los controles, ya se ha dicho, Roger Nichols. Arreglando las formidables canciones un puñado de talentosos; Perry Botkin Jr. (Mornin’ i’ll be movin’ on), Artie Butler(Someday man, Do you really have a heart, To put up with you), Bob Thompson (Time, I know you, Roan Pony), Chad Stuart (Trust) o el mismo Roger Nichols (Someday man). Como músicos qué mejor que la Wrecking Crew: Hal Blaine, Larry Knetchel, Joe Osborne, Mike Deasy

Son sólo diez canciones. Diez canciones que pasan en su momento tan desapercibidas como devendrán en clásicas conforme transcurre el paso del tiempo. El disco se abre con Someday man, las cartas sobre la mesa desde el primer instante, una canción desde donde se sientan las bases de la filosofía vital de Williams. Es también conocida por la toma, producida por Bones Howe, que iría en la cara B de Listen to the hand de los Monkees.

 So many people la canción que le sigue, repleta de cuerdas dolientes y vientos sutiles contiene alguna de las frases más clarividentes que recuerde; “… We may be running out of heroes, it seems they tumble every day …”. She’s too good to me es más de lo mismo, trasladada esta vez la descripción al plano sentimental, sin disimular la asunción de los errores y firme en su intención de intentar cambiar las cosas, ay,  desde la certeza del enésimo tropiezo ahí al acecho. La trilogía confesional, por llamarla de laguna manera,  se cierra con Mornin’ i’ll be movin’ on, una vehemente declaración de intenciones que escupe el pesimismo lo más lejos posible y que pretende, ingenuamente, la aceptación de las cosas tal y como son.

 Time y Trust, estratégicamente colocadas al final de la cara A y al principio de la B son dos obras maestras. La primera, con su sitar tan de la época y las capas de teclados y cuerdas, construye un reconvención sobre el pasado desde el cariño y la aceptación del paso del tiempo. La segunda, con sus arreglos de pop barroco, muy leftbankiana, firmados por Chad Stuart (sí, el Chad de Chad & Jeremy) y sus efectos de phasing en la voz acomodados entre las cuerdas recias y su crescendo es de una adicción casi enfermiza.

 To put up with you” es puro Small Circle Of Friends, elegante y refinada, Do you really had a heart, un Bacharach avant la lettre  (circa Paper Mache) sin su aspiración generacional, más cómodo en lo personal y trasladado el plural mayestatico de What the world needs now is love a lo intimo y privado, a lo modestamente confesional.

Cerrarán el disco I Know you y Road Pony, dos piezas en apariencia menores y que en su distancia formal conforman un binomio indisociable. El piano preponderante en la primera, melancólico y ensoñador frente al beat de piano y bateria en la segunda, sus cambios de ritmo, su clavicordio, su hermosa letra crepuscular, propia de los artesanos de, cómo no, viejas canciones de amor pasadas de moda, Aunque de eso, si les apetece, hablaremos en el próximo capítulo.

 

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “PAUL WILLIAMS Someday man (Reprise, 1970)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s