ANA D Satélite 99 and beyond

IMG_2431

 

 

En 1997  Ana Diaz acarrea ya un pasado a cuestas que daría para escribir un -interantísimo- libro. Aparecida en Madrid a principio de los ochenta tras los pasos de su banda favorita, Alaska y Los Pegamoides -de la que llegaría a formar parte durante un breve espacio de tiempo- ha sido dueña, junto con su entonces pareja, Ignacio Cubillas “Pito”, de la agencia de management más boyante de España y ha vivido de primerísima mano todos los avatares de la Movida.

Rozando los cuarenta y espoleada por su nueva pareja, Javier Corcobado, más la impagable colaboración de Ibon Errazkin, una de las cabezas más lúcidas de la música española, decide dar cuerpo a un disco que será principio y fin. Forma parte de Los Chatarreros de sangre y cielo, la banda que acompaña a Corcobado, junto a otros francotiradores como Nacho Colis, Justo Bagüeste, Susana Cancer, Nacho Laguna o Javier Arnal, procedentes algunos de ellos del grupo embrionario Demonios tus ojos. Pese a su escasa ambición y desconfiar de su voz Ana Diaz se atreve a publicar sus canciones y nos regalará “Satélite 99”. Producido por ella misma junto a Javier Corcobado e Ibon Errazkin y tocado todo el disco por ellos tres con la ayuda al hammond y al piano de Susana Cáncer y del ex Manta Ray Frank Rudow  con las percusiones, bongos y shaker,  entre los meses de mayo y julio de 1997 se encierran en Madrid para dar forma definitiva a lo que será “Satélite 99”.

Envuelto en una hermosísima portada hecha por su amigo Javier Aramburu, un dibujo a lápiz sobre papel que nos muestra su rostro envuelto en un gorro de piel apareciendo entre motivos florales, el disco se abre y se cierra con dos miniaturas de Frederic Chopin (“1,2,3,4″ y “Polonesa”) y todo en él es un inspirado -y arriesgado- viaje a través de un universo en teoría propenso al descalabro y que sin embargo logra permanecer incólume. Cuatro versiones lo jalonan, a cada cual más sugerente, dejando claro desde el primer instante que estamos ante un disco que he elegido ir por derecho en busca de su rumbo sin someterse a designios clásicos ni consignas modernas, un poco a contracorriente y por tanto libre; Una adaptación del “More” de Ortolani/Oliviero/Ciorciolini -que va en el exploito “Mondo cane”- hecha en castellano a partir de la adaptación que haría el inmenso (e infravalorado, todavía hoy) Armando Manzanero. El “Me quedo contigo” de Los Chunguitos, poniendo en lugar, muchos años antes de su vindicación, a la rumba y en particular al Sonido Caño Roto. La tercera será una canción de Julio Pericón que popularizaría Betty Missiego en su lp eurovisivo, la lasciva, perezosa y sugerente “Todo comenzó”. Por último -y no por ello la última- esa mórbida y melancólica “Lo mismo que tú” de José Solano Pedrero y Alejandro León Montoro, imagino que tomada a partir de la versión de Leonardo Flavio.

El resto del disco es algo serio. Algo a lo que el paso del tiempo -circunstancia que conlleva riesgos insoslayables cuando se juega a la impostura- ha hecho crecer y crecer. Precisamente por no estar en absoluto aquejado de postureo o falsedad sino más bien por caminar por ese fino alambre que dilucida la osadía del ridículo y que, tal vez por no ejercer cálculos ni mediciones, logra permanecer ergüido y orgulloso. “Los amantes” es una breve y hermoso relato gótico de tintes fantásticos regido por una acústica y el theremin. “Selenio 2034” y “Selenio 2035”, dos caras de una misma moneda, juegan a ser el Kristof Komeda de “Rosemary’s baby”, el Lalo Schifrin de “Amytville Horror”, con casi toda seguridad el Waldo de los Ríos de “¿Quién puede matar a un niño?“. “Galaxia” es un trip electrónico en su inicio que deviene coda sobre la soledad y la separación  mientras que “Carnaval” no es nada más -ni nada menos- que un pasodoble chatarrero que hace apología del hastío.

“Satélite 99” abre la segunda cara, para mi gusto la peor del disco. En cambió “Naufragio” es una gélida torch song plagada de efectos, spoken words y desoladora progresión emparedada entre textos que navegan a mitad de camino de lo chirriante y lo cercano. Para el final queda la guinda del pastel, una de las joyas del disco, “Va el amor”, nana extravagante y clarividente acerca de la futilidad de los sentimientos, de lo incontrolable de su seducción y también de su inevitable fecha de caducidad.

El año siguiente a “Satélite 99” todavía nos depararía un sencillo con dos pequeñas joyas; “Recordando”, mefistotélico viaje lleno de referencias al cristianismo y los peajes de la vida, con un hammond que ribetea a una  reflexión desde el más allá sobre los avatares del amor. En su cara B “Velero lleno de estrellas y bahías” balada/cuento de triste trasfondo que se sume en la fantasía una vez aceptada esta como único parapeto emocional.

Junto a sus discos publicados he incluido en el mixcloud algunas colaboraciones con Javier Corcobado y los Chatarreros de sangre y fuego. Dos canciones de “Arco iris de lágrimas” (Dro/Easwest, 1995), las hermosas “Flores de lágrimas” y “Si tu no me quieres” y dos versiones; el “Parole, parole” de Ferrio/Chiosso/Del Re tomada, imagino, a partir de la versión francesa de Dalida y Alain Delon y “Hoy daría yo la vida” de Martinha, ambas publicadas en un cd single ese mismo año.

También una sorprendente “Apelo”, cancióde Baden Powell y Vinicius de Moraes incluido en “Corcobator” (Caroline, 2009) junto a su aportación (con Sergio Fernandez como Kamamuri) para el disco de homenaje a Family  y que no es otra que la formidable “La noche inventada” de Javier Aramburu e Iñaki Gametxogoikoetxea.

Y yo ya no supe más…

Anuncios

2 comentarios sobre “ANA D Satélite 99 and beyond

  1. Genial entrada, Elefant publicó también la edición ampliada de Satelite 99 en doble CD, en el segundo CD se incluían a parte de lo publicado en singles y en el homenaje a Family cinco temas en directo grabados en un programa de radio, y un tema totalmente inédito, una versión de Roberto Carlos, sua estupidez.
    Posiblemente ya los tengas pero simplemente te hago el comentario al ver que terminas con un “y yo ya no supe mas..” igual te he ayudado a disfrutar de nuevas canciones.

    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s