Unas cuantas canciones de 2019

Pop

 

00:00 PIERRE DAVEN-KELLER Champ Magnétique / 03:34 CHARLIE MYSTERIO Lo bello y lo triste / 06:10 SINGLE El roce / 09:44 MorMor Some Place Else / 13:11 BICHE Kepler, Kepler / 17:22 VANISHING TWIN Magician’s Success / 21:12 RALPH WEEKS Ago muy profundo / DEVENDRA BANHART Love Song / 28:38 NEAL FRANCIS Changes / 35:02 MICHAEL KIWANUKA Living In Denial / 38:22 DRUGDEALER Wild Motion / 43:10 RICHARD HAWLEY Doors / 46:01 LA BIEN QUERIDA La fuerza / 50:05 MARCOS VALLE Olha que eu ta chegando / 56:36 ADAM GREEN Engine of Paradise / 59:01 JUNIORE Cannibale / 62:34 BOBBY OROZA Your Love Is Too Cold / 66:30 KATERINE Bonhommes /69:03 PARADE & CHARLIE MYSTERIO Ruido de motor

 

Unas cuantas canciones -a vuela pluma, no todas me temo- que me gustaron este último año. Desde la reconstrucción sentimental a partir de una colección de discos  (Air, Bacharach, Morricone, etecé) por Pierre Deven-Keller (a.k.a. Pierre Bondu) en Daiquiri o La Fiancée atomique hasta la elegancia melódica y la precisión sentimental de Charlie Mysterio, solo (Lo Bello y lo triste) o acompañado (por Antonio Galvañ en Ruido de Motor) una serie de viejos y nuevos amigos nos acompañan: La enorme carga de profundidad que acostumbra a latir bajo la presunta comicidad con que suele regalarnos Philipe Katerine en Bonhommes. Teresa e IbonSingle y su rosaleda melancólica llamada El Roce, puro síndrome Stendhaliano para quien suscribe. Some Place Else de MorMor, gélida reflexión sobre la ausencia y Vanishing Twinn desvistiendo a lo hauntologico de la distancia y la renuencia al modo de Broadcast en Magician’s success. La recuperación de Ralph Weeks en Algo muy Profundo, pura celebración en clave de reggae abolerado o esa vuelta sublime que es Ma, el nuevo disco de Devendra Banhart del que incluyo Love Song

Más: Changes, de Neal Francis, puro -e irresistible- White Southern Funk.  Michael Kiwanuka y su Living in Denial, Soul Folk orgánico de nueva generación. Wild Motion, del segundo (e inferior, era casi imposible igualarlo) segundo disco de Drugdealer, cantada por Douglas Poole, aquí un un fidelísimo trasunto de Roy Orbison, casi diría que una outtake del tercero de Los Travelling Willburys, acaso sin la rémora de una producción excesiva. Doors continua esa hermosa tradición de regalarnos sencillas canciones de la que convendría que nunca saliese Richard Hawley, del mismo modo que Engine of Paradise nos recuerda que Adam Green una vez tuvo el mojo.

 Ya termino: Marcos Valle y su más que adictivo Olha Quem Tá Chegando, del sorprendente Sempre, su disco del año recién terminado. Los franceses Juniore con Cannibale, del 2017 pero descubierto ahora. Dream Pop Lynchiano, malsano y pegajoso bajo su delicado -y aparente- clasicismo. Los también franceses Biche y su vigoroso Kepler, Kepler, o como el hijo de Michel Fugain tiene poco que ver con su genética y su movimiento órbita alrededor de otro sol.  Y mientras me despido La Bien Querida nos regala un pop que ya nunca será con La Fuerza y el finés Bobby Oroza da fé de lo inasible del querer en su ortopédica – y sin embargo irresistible- Your Love Is To Cold

3 comentarios sobre “Unas cuantas canciones de 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s