ADVENTURES IN SOUND (Prologue)

Adventures in sound (prologue)

ESTUDIODELSONIDOESNOB: Adventures in Sound (Prologue)

00:00 INTRO Plain Gold Ring Tide / 00:33 UNITED FUTURE ORGANIZATION Nemurenai (Insomnie) / 05:28 A TRIBE CALLED QUEST Midnight Marauders Tour Guide / 06:13 BRAEN & RASKOVICH Afro Beat / 09:22 WILLIAM DE VAUGHN Be Thankful For What You’ve Got / 12:39 PAUL McCARTNEY & JAMES JAMERSON’ MOTOWNS What’s Going’ On?: She’s Leaving Home / 15:52 ERNEST ERNIE & THE SINCERITIES Do Something / 20:36 MARVIN GAYE You’re The Man / 23:40 M.C. SOLAAR Funky Dreamer / 24:39 AHMED FAKROUN Nisyat / 29:20 ZE ROBERTO Lotus 72 D / 32:13 NOLAN PORTER If I Only Be Sure / 35:16 EVINHA Esperar pra ver / 37:18 MARLENA SHAW California Soul / 40:09 CORTEX Mary et Jeff / 42:50 TIM MAIA Juras / 45:55 DIANA ROSS Love Hangover (Short) / 48:28 HOT PEPPER Deja que el mundo sea feliz / 54:50 THE ZARA’S Best Years Of My Life

 

Anuncios

ADVENTURES IN SOUND (I)

IMG_E2883

ESTUDIODELSONIDOESNOB: Adventures in Sound Vol. 1

AUSTRALIAN SOUND I love Japan / SANDRO BRUGNOLINI La Notte muore (Complesso pop) / THE JIMI ENTLEY SOUND Charlie’s Theme / THE FEMENINE COMPLEX Are You Lonesome Like me? / PEDRO GONZÁLEZ El Samurai / MONEY MARK Cry / KEN NORDINE Indians / TAICONDEROGA Speakin’ My Mind / JACQUES HIGELIN Mona Lisa Kaxson / ERSEN va DADASLAR Güzele bak Güzele / CURTIS MAYFIELD Mighty Mighty / PEPE SÁNCHEZ Y SU ROCK BAND Sentimiento / ORCHESTRA KING ZERAND Night Song / CHRISTINE HARWOOD Wooden Ships / OSANNA Variation V / SHAWN ROBINSON Right or Wrong / THE PAWNSHOP My Shade / THE SAMURAIS Fresh Hot Breeze of Summer / ERROL PARKER Des garçons et des filled / OLIVIER DESPAX et ROLAND VINCENT Dingo

LUCIFER & CO A.k.a. Gabriel Yared / Amen – Eden (Vogue, 1971)

 

Golosísimo single, del tipo de los que se quedan para siempre en nuestro subconsciente, firmado por Gabriel Yared (con la ayuda de George Costa y la colaboración de la voz soprano de Barbara Peters) y publicado bajo el seudónimo de Lucifer & Co por el sello Vogue.

 Nacido en Beirut y formado en Francia, Gabriel Yared tendría -tiene- una notable carrera musical como compositor, arreglista, productor y también intérprete (a duo con uno de los hermanos Costa). Enamorado de la música brasileña, arreglista de Mina (MinacantaLucio) y de la Françoise Hardy de la segunda mitad de los años setenta entre otras, terminaría consolidándose como compositor cinematográfico en Francia y en los USA.

En 1971, a la estela de otros episodios franceses del mismo tenor tales como L’Oeil de Bernadette, Organoboe de Paul Mille, Mid Summer Night de Manhattan Trio & les Sylvetes o C’ex de Philippe Nicaud, publicaría este sencillo bajo el nombre de Lucifer & Co. Envuelto en una hermosa y llamativa portada que de alguna manera anuncia lo que suena en su interior: Hedonismo puro y duro, la captura del momento entre Scat vocals juguetones y adictivos con el contrapunto de una voz soprano femenina que en vez de avasallar, acaricia. A su lado unos breaks de batería y unos vientos omnipresentes entreverados de Hammond, que logran una simbiosis casi perfecta y que provocan en este quien suscribe una irrefrenable sensación de joie de vivre. Algo, por decirlo en una sola palabra, arrebatador. 

 

Eso no lo manda nadie

Un breve apunte casi telegráfico:

Una vez situados, el extraño viaje cuyo punto de partida podría ser Bach y su Toccata y Fuga en D menor y el de llegada Josh Davis (A.k.a. DJ Shadow, Endtroducing… Mo’Wax, 1996) y su escueto e hipnótico Organ Donor.

Por el camino, paradas en Tears de Giorgio Moroder (Son of my father, Lp, Hansa, 1972) o, en su defecto, en el single -la misma sensación angustiosa, canción de nervioso suspense y lírico discurrir- tras su alias como Children of The Mission.

Pero sobre todas las cosas -no puedo evitarlo- Eso no lo manda nadie de Vainica Doble (Contracorriente, Gong/Movieplay, 1976) y el sitar de Gualberto.

Y como despedida dejo paso a lo insólito. Vainica Doble de nuevo, mezcladas por John Talabot (el músico catalán Oriol Riverola) y sus siete minutos de locurón.

La realidad casi siempre es más extraña que la ficción.