Un single cada domingo (XXII) … THE SEASONS "Today" Ep (CEM,1967)

 

 Hacia ya un par de semanas que no aparecía por aquí los domingos. Unas pequeñas vacaciones junto a una celebracion laaarga y divertida del aniversario de unos muy queridos amigos lo hicieron en todo punto imposible. No sé si habrá sido para bien o para mal, ustedes verán, en cualquier caso uno continua con sus costumbres. En este caso compartiendo con ustedes el único Ep de los argentinos The Seasons que conozco, publicado en España por la Compañia de Música española (CEM) en 1967. Un Ep con una portada que en absoluto ilustra lo que habita sus surcos -algo bastante común en la época-y que puede por tanto llevarles a la confusión si tienen la fortuna de toparse con él; Una fotografía de Pérez de León con una muchacha pizpireta apoyada en una guitarra que igual podía servir para presentar un Lp de exploitos o de versiones de canciones del momento como para ilustrar el lanzamiento de un grupo del que no se tenía archivo gráfico tal y como es el caso que nos ocupa.
  Los Seasons fueron una banda argentina que publicaron un sólo Lp en su país titulado “Liverpool at Buenos Aires”. Estaban liderados por Carlos Mellino (posteriormente en Alma y Vida) y Alejandro Medina (más tarde en Manal) acompañados de Carlos Centonze y Freddy Izorogastua. Altamente contaminados de la fiebre Beatles imperante en todo el mundo, firmaban todas sus canciones como Max y Rodney, en un intento más de emular a sus ídolos Lennon/McCartney. Las cuatro canciones de este Ep oscilan entre el enésimo acercamiento al repertorío Beatles tan en boga, realizado de una manera digna y personal, un tanto similar al modo de aproximación yanquí de, digamos, unos Hardtimes o Kitchen cinq (“I think i’ll just bear no longer”) y la balada -o mejor medio tiempo- atípica, con sus arpegios elegantes, el juego a dos voces, entre lo airado e implorante, más la suma de unas guitarras en primer plano, elegantes y delicadas en “Guide me to your life”. Una suplica que remite a la música medieval y a los Beatles, sencilla pero hipnótica.
 Hay también, en mi opinión, dos piezas de primerísimo nivel; “I´m here again” es un enérgico e imaginativo ejercicio de folk rock ceñido por un corsé Beat apenas perceptible combinado con una contundente base rítmica. El handclapping y de nuevo las guitarras, sinuosas y sugerentes, terminan por redondearla. La joya de la corona es “Today”; Todo clase y elegancia. Garage beat llorón de primera magnitud, minuciosamente ejecutado y con muchas más aristas y recovecos de los en un primer momento advertidos. Una canción que crece desde la simplicidad para terminar convirtiéndose en varias, de tantos meandros como el más intrincado de los ríos. Cosa seria oigan.
No me resisto a subir este vídeo. Esta canción sólo se puede encontrar en su Lp, no publicado jamás aquí. Finura y elegancia.
 

PLAYLIST. "El dorado"

Otra broma más. Sudamérica y la psicodelia, el beat, el popsike, el freakbeat. Argentina y Brasil en su gran mayoría, pero también Paraguay, Colombia, Méjico y Uruguay. Sesenta y cinco minutos de enajenación psicodélica. A volar!

EXPERIENCIA. No te apresures. (Music hall 7". Argentina)

Hace unos  meses la gente a cargo del exquisito sello Crazy apple boutique publicó en nuestro país un recopilatorio estupendo que recogía un puñado de oscuras piezas argentinas -al menos aquí en España- fechadas entre finales de los 60 y principios de los 70. Se titulaba “DIGGIN’ DOWN ARGENTINA. Nuggets from the rioplatense scene, 1969-1975” y venia profusamente anotada por Eduardo A. Elizalde Pietruczyk, personaje con un enciclopédico conocimiento de dicha escena y, por si fuera poco, de amena escritura. El disco, como ya he dicho, recopilaba sorprendentes episodios perpetrados fuera del mainstream de la época -si se me apura, de cualquier época- a cargo de bandas como Dynamita, Little Green men, Los Gipsys, Brujos, Los Fantasmas o Wooky tooky. 

Airadas consignas de rebeldía repletas de fuzz ácido y distorsión, hammond desenfrenado, bases rítmicas vigorosas … en definitiva toda ese abanico imaginativo y poderoso que sedujo a multitud de jóvenes y que -como sucedió en nuestro país- tuvo esos toques autóctonos que le confirieron un atractivo único.

Viene todo esto a cuento porque conversando con Eduardo, me recomendó esta cavernícola y vigorosa canción a cargo del grupo Experiencia  “No te apresures” la llamaban, una versión cruda y desbocada del “Slow down” de The Crow, también cantada en inglés, y que sin ningún reparo ni verguenza, la adelanta por la derecha haciendo vano cualquier esfuerzo por seguir los consejos de su título.

Todavía hoy me sorprendo de que no la incluyeran. A no ser, claro, que sea una bala en la recámara para un futuro segundo volumen.