ERICK SAINT LAURENT Sus Eps en Chez Barclay (1966/1967)

 

 

Entre Julio de 1966 y diciembre de 1967 Patrice Raison (a.k.a. Erick Saint Laurent) publicaría cinco eps en el sello Barclay. Codiciadísimo el primero de ellos entre los coleccionistas, gracias a esa maravilla que atiende por “Le Temps d’y penser”, en su repertorio, tutelado por Pierre Saka, hay de todo y casi todo bueno: Versiones (The Zombies, The Nice, The Monkees, Procol Harum, The Beatles o Jacques Prévert, entre otros), canciones firmadas a medias por su mentor y Jacques Bulostin (a.k.a. Monty) e incluso unas cuantas suyas nada despreciables.

 Erick Saint Laurent debuta en el mundo de la música en el año 1964 con el grupo Les Hornets. Actuan en diversos locales de París llegando a ser teloneros de los Kinks en su actuación en L’Olympia de Paris el día de la fiesta nacional francesa de 1965.  Pronto se cruza en su camino Pierre Saka, un escritor/periodista radiofónico/entretenedor con una ya sólida trayectoria a sus espaldas (Trabaja en la RTL y ya ha escrito letras para Sylvie Vartan, Les Chats Sauvages, Eddie Constantine, Henri Salvador…)  Este ve en él, un muchacho de voz e imagen formidable, la oportunidad de modelar a alguien a su gusto, desde el principio. Ficha por el sello Barclay y publicará cinco Super 45 tours entre 1966 y 1967. No escatiman en gastos: los mejores arreglistas y directores musicales (Jean Claude Petit, Reg Guest, Jean Bouchety…) y los mejores músicos de estudio. Sus cinco Eps son el vivo retrato de una época. Versiones de todo tipo, desde las más evidentes: Los Beatles (“Eleanor Rigby”, “C’est devenu un homme/She’s leaving home”), Tommy Roe (“Un Canard”/”Sweet pea”) o los Monkees (“J’ai cru a mon rêve”/”I’m a believer”) hasta otras menos obvias: The Nice (“Aprés la batalle”/”The night of Emerlist Davjack”), Procol Harum (“Lila Mary”/”She wandered through the garden fence”). No olvida tampoco los clásicos franceses, parece jugar a porcentaje: “Les fueilles mortes” de Jacques Prévert, “L’amour est mort” de Jean Michel Rivat y Franck Thomas… la fotografia de dos años inolvidables en los que todo parecía caber, en los que todo podía suceder.

Pero, pese a todo, tal vez sean las canciones que aporta Saka (Con músicas de Monty, de Jean Pierre Bourtayre y también del propio Erick Saint Laurent) las que muestran mejor lo que pudo haber sido y no fue. La ya citada “Le temps d’y penser”, con su aire beatnik, su guitarra fuzz , los vientos souleros y su sección rítmica en modo apisonadora, revistiendo una letra retrato de los tiempos: las ganas de emancipación, de ser diferente, los nuevos códigos de la juventud, la incomunicación generacional y América como tierra prometida. Junto a esta cima, otras como “V.I.P.”, la muy Beach Boys “Il a suffi d’un jour”, “Central Park”, puro popsike orquestal…

 Lamentablemente,  a principios de 1968, cuando todo parecía presto para la ignición, Erick Saint Laurent tiene que marchar a cumplir con el servicio militar. A su vuelta, un año y pico después, las tiempos han cambiado. EN realidad es como si hubiese pasado una década. El hippismo campa a sus anchas, el tiempo de los solistas ha sido borrado del mapa. Entra como corista en la banda de Eddy Mitchell e incluso intenta, con el grupo Présence, asomar la cabeza en el nuevo orden. Todo será en vano. Así y todo en 1972 publicará un nuevo single (“Un amour en papier”/”A loin de toi”) y desaparecerá para siempre.

 

Anuncios