Especial Bugalú

 

 

Momentos musicales veraniegos 2ª parte: Especial Bugalú.

Buen verano a todos, hasta septiembre.

 

Anuncios

CERRADO POR VACACIONES…



 

 

Vacaciones, mudanza… new times coming at Villa Sicalíptica

NORO MORALES Saona
ALDEMARO ROMERO Y SU ONDA NUEVA El musiquito
ROBERTO MENESCAL Five four
JORGE BEN Take it easy brother Charlie
ASTRUD GILBERTO Take it easy brother Charlie
LOS ZAFIROS Bossa cubana
LOS ROCKING BOYS Llévame a la luna
TONY RENIS Perche, perche
STELVIO CIPRIANI Tintikitikitin
WILSON SIMONAL Nem vem que nao tem
SOLA Tabu, tabu
PABLO SUEÑA Tabú
RAY BARRETTO I wanna be a James Bond girl
EL CHICLES Babalú
ROBBY POITEVIN Bubba dub bossa
VIKI CARR Más que nada (Pow pow)
THE REMO FOUR Sing Hallelujah
THE SQUARE SET Ain’t what i want
THE FANTASTIC LAS VEGAS I wish you love
RENEE AND RENEE Tú dices que sí
PEGGY LEE Allright, Okay, you win
TINO CONTRERAS Bacango
DAVE DAVANI FOUR Jive Samba
PAUL MAURIAT Let the sunshine
ANNIE GERMAIN Il fait chaud

La Lupe & Tito Curet Alonso. (Tico,1974)

No sabría explicar muy bien por qué pero cada vez que escucho a La Terremoto me acuerdo de La Lupe y a la inversa. La misma arrebatadora pulsión, la iconoclasia por bandera. Un soterrado y atormentado universo propio emergiendo orgulloso, tan inoportuno en su tiempo en la celebración del drama y el arrebato como lo sigue siendo hoy en día. Es sabido que cualquier celebración comporta, antes o después del júbilo, la asunción del fracaso y en eso -y en otras muchas cosas- ella fue el epítome. Algo así como el estandarte de ese tipo de mujeres de rompe y rasga, de temple independiente y a la fuerza belicoso, en un mundo en el que si no te plantabas podías acabar rota y rasgada sin tener voz ni voto.
 Más de un lustro después de su colaboración inmortal (“Puro Teatro”, “La Tirana”, “Carcajada final”), el talento indesmayable de Catalino “Tito” Curet Alonso y ese prodigio de la naturaleza que fue Lupe Victoria Yolí Raymond volvieron a reunirse en “Un encuentro con la Lupe” (Tico, 1974). Con la colaboración de Pappo Luca en los arreglos de las canciones de raigambre más Salsera, de Joe Cain en las aboleradas y de Hector Garrido en acaso las dos más sublimes, el Lp es un chulesco paseo -otro más- de La Lupe por toda la panoplia de los estilos denominados Latinos; Guajira, Salsa, Son, Boleros… Un disco, como todos los suyos, lastrado si se quiere por una personalidad excesiva, cuyo casi único código de acceso es la inmersión absoluta en ese mundo tormentoso de las pasiones desaforadas o mejor dejarlo estar y que contiene, para quién suscribe, dos de sus más rotundas demostraciones de tronío. Antagónicas versiones del amor. La una asumiendo -a su pesar- el aleteo conquistador del ser amado, aceptando el precio del camino sin tan siquiera mirar la etiqueta con su precio, impasible ante el qué dirán, diligentemente sumisa y sin embargo muy consciente del dolor procurado. La otra en cambio gozosa. Celebrando las flaquezas del amor, del ser amado y de una misma. Casi se puede percibir el tic tac del reloj en sensual cuenta atrás anunciando el deleite a punto de llegar.