LOS PASOS Nublado (Ariola, 1972)

 

 

 

Entre el Nuevo Mester de Juglaría y los Free Design de Chris Dedrick, el último single de Los Pasos es una barbaridad de pluscoamperfecta belleza. Misteriosa, con un texto a medio camino entre la melancolia y el viaje lisérgico, plena de dobles sentidos y matices, sus casi cinco minutos esconden además una milimétrica y ajustada producción. La combinación en formidable progresión de los efectos de estudio, los bongos, la acústica, la base rítmica, las cuerdas, los vientos y el órgano se encarga de perfilar los fántásticos juegos de voces entre Alvaro Nieto y, posiblemente (no vienen acreditadas) las voces femeninas de La Compañía; Maria Del Carmen, Araceli y Cristina. Lejos del efecto abigarrado que en principio podría suponérsele, con todos los condicionantes para darse el gótico mudejar más efectista, consigue una sensación de amplitud inabarcable, una panorámica emocional de cadencia sutil y elegante, rebosante de dobles lecturas y profundamente evocadora para quién esto escribe.

 Trás salir de Hispavox, su compañía de siempre, y trás las sucesivas aventuras de sus miembros en distintas bandas (Alvaro Nieto, ya se ha dicho, en La Compañia. Baizán, Torres y José Luis González en Taranto’s junto a los Pekenikes Ignacio Martín y Lucas Sainz ) fichan por Ariola y graban tres sencillos; el soberbio “Adios, adios / Para verte”, “Sólo un sueño / En mis pensamientos”  y “Mi primer amor / Nublado”.  La cara B de este último, “Nublado” (compuesta por su batería Luis Baizán y producida por Joaquín Torres, su guitarra solista) será su epitafio. No se me ocurre uno mejor para despedir una carrera tan espléndida como infravalorada.

No se ha creado para mi ni el amor ni la luz,
ni el favor de la gente.
Soy como el viento que pasó y no cambió de lugar
la inquietud de mi mente.
Mi ilusión se fue haciendo quimera, nadie me dejó soñar,
quise hablar y no quisieron escuchar.
 
Busco una mano amiga, algo que me haga esperar
alguien que con fe me diga la razón de vivir, por qué y para qué
 
La niebla se hace para mi, todo es ya oscuridad
pido, ruego, lucho pero ya nada podrá cambiar.
 
Oigo frases, creo que es a mi, pero después se van.
Suenan pasos, me vuelvo a mirar, solo hay oscuridad.
 

Está nublado (sí, nublado)…

Anuncios