MANOLO Y RAMON. "Manolo y Ramón" (CPI, 1970/Movieplay 1971/EMI, 1972)


En el parque

Por tu amor

El disco anterior a su primera retirada, en 1972, fue en la época un rotundo fracaso y en cambio hoy  refulge moderno y osado como solo el talento es capaz de hacerlo. Tras haberlo sido todo y todas las cosas, en 1968 deciden fichar por Vergara en un intento casi desesperado por dar un golpe de timón y romper con un pasado que les devora. Publicarán un Lp, un ep y tres sencillosbajo el apelativo de Manolo y Ramón. No sucede nada, aunque incluye su versión del “La la la” que poco antes había pasado a la historia por lo que todos ustedes ya saben. En cualquier caso su carrera, pese a sus esfuerzos, sigue estancada y  en 1970 deciden aceptar la oferta de un nuevo sello -CPI- que tira la casa por la ventana enviándolos a Londres sin ningún reparo presupuestario. Un numeroso elenco de prestigiosos músicos (se habla incluso de Jimmy Page, como ocurriera en las grabaciones de los Bravos, una especie de mito recurrente en el imaginario hispano,  jamas acreditado), un amplio y completo estudio especializado en soundtracks (CTI de Londres), y hoteles lujosos es la parte de la compañía. Ellos -como siempre- profesionales, serios y eficaces, tan solo tardan cuatro días en registrar el disco.

El Final
Dile guitarra

 Llevaban ya en la cabeza lo que querían y, como era costumbre, unas bases o maquetas registradas con las canciones tal y como las querían, grabado en el apartamento de Ramón Arcusa en Madrid, en la calle Onésimo Redondo. En las manos por Paul Murphy, un inglés excéntrico que se atribuía innumerables logros, el único que recuerdo la autoría del single de Johnny Valentino “La máquina que hace pop”, en el mismo sello que su LP. Es “Manolo y Ramón” un enérgico y catártico ejercicio musical, en el que Manuel de la Calva y Ramón Arcusa, amplían y adaptan su espectro sonoro al signo de los tiempos. Todo suena en verdad imponente; Whistling dabadas de apariencia sencilla y profundamente evocadores (“En el parque”), dramático y vigoroso popsike en “El final”, hammond beat con fastuosos arreglos orquestales en “Por tu amor” y futuros rompepistas de acerada prestancia y potencia imbatible como “Lágrimas, sonrisas”, “Un día pregunté”  o “Mejor reir que llorar”. Igualmente se mostrarán inspiradísimos en su ejercicios de pop en miniatura, de esencia Bacharachiana y aparato a la Tijuana Brass band, en “La huella de un amor” o ejecutando Folksike triste y decadente en “Luego el sol se va”.

 Ya habían hecho su pinitos con “El olé”, “Tal vez” o “Lina” pero ahora se deciden por la inmersión total en la modernidad sin red y sin dejar -tal vez a su pesar- de ser ellos mismos. Y ahí, en mi opinión, estriba su grandeza. Comenzar una nueva partida, reinventarse, cambiándolo todo para que todo siga igual.

Un día pregunté

 Voces tratadas, efectos, orquestaciones sublimes, arreglos souleros, las melancólicas melodías -es inevitable- siempre presentes. Instrumentaciones popsike, una base rítmica poderosa, palpitante (a cargo de los mismos músicos que grababan para Tom Jones), algún fuzz sorprendente, coros femeninos a la última. Un disco en verdad magnífico, espectacular, al que solo le achaco que no rompiera definitivamente con todo y pretendiera -algo muy humano- dejar puentes con el pasado. La imagen que lucen también va acorde con la época; patillas descomunales, camisas de estampados pop, cisnes elegantes, chaquetas de cuero, pelos largos, primeros planos que atemperen el paso del tiempo en las fotografías.


Lágrimas, sonrisas
Adiós, adiós, goodbye

Pero la historia no iba a permitir comportamientos heréticos. CPI quiebra y el disco no se edita. Como son por contrato los propietarios del master -no eran unos primos, ¡eran el Dúo Dinámico!- ceden a Movieplay los derechos de edición y el álbum es allí por primera vez publicado, pese a que al menos el primer single, la espectacular “Lágrimas, sonrisas” ya había sido lanzado en CPI. No funciona en absoluto, y en 1972, tras llegar a un acuerdo con EMI se edita con el título de “Mejor que nunca” ya bajo el nombre clásico, el Dúo Dinámico.

Mejor reir que llorar
Aquella melodía

Presentan el disco en la sala J&J (bautizada así en honor a Juan y Junior) sita en los bajos del cine Palacio de la Prensa, en plena Gran Via. No es el momento, más allá de ese reducto hedonista y chic. El disco es un tiro tanto en la composición como en la producción, pero necesita para mostrarse en su máximo esplendor de una gran banda de acompañamiento, ya no basta con sus guitarras y sus voces. Digamos que necesita de un atrezzo imprescindible para que cobre forma, para que pueda extender su palabra. Además una serie de prejuicios les rodean en una época de cambios en la que la canción protesta y el folk concienciado cobran vigencia inusitada. El pasado da y también quita.

Deciden entonces tomarse un descanso y se centran en la composición para estrellas del momento (Miguel Gallardo, Julio Iglesias, Manolo Otero). De la misma manera, con una mano en la caja registradora y otra en las aspiraciones artísticas, bajo los seudónimos de Phil Coddy y Ray Blum, se dedican a experimentar con total libertad para producciones de la EMI. La lista seria interminable; Anónima sociedad, Bárbara, Magic Carpet, The Friends band Co. Siracusa, etc. Puro, ese sí, sonido Costa Fleming. 

Anuncios