VIDA ANTIGA

fullsizeoutput_d48

Vida Antigua propone no tanto un viaje como una estancia. Un descanso, acaso un respiro donde dar rienda suelta a la molicie, a la evocación.  Pero, atención, nada mas lejos de la desgana acomodaticia ni del reiterativo e inane hilo musical. Digamos que una sucesión de sondas musicales repletas de hondura emotiva y profundidad sonora.

 Desde el Brasil orgánico, con esa cima de Erasmo Carlos que titula la playlist, extraída del inmenso Sonhos e Memorias, al Nuyorican Soul de Ralfi Pagan sudando el Too Late de Carole King hay todo un camino por recorrer; Free Jazz via el Art Ensemble Of Chicago, bien sea con Marva Broome recreando For all We Know, bien con Fontella Bass en la banda sonora de Les Stances à Sophie con el bombástico Theme de Yo-yo.  

También Soul. Mucho Soul. Soul espiritual gentileza de Mary Lou Williams en Credo. Detroit Mystic Soul  escrito por secundarios como William Weatherspoon (dicho esto sin ningún ánimo peyorativo) emigrados de MotownInvictus Records, el sello de Holland/Dozier/Holland, regalado por la Diosa Freda Payne. Soul Jazz, tal vez su epítome, en Sweet Season, dueto imbatible de Doug y Jean Carn.

Sigamos con Brasil; Tim Maia infectado del virus Modern Soul en la espléndida Over again. Tom y Elis bordando esa delicadeza que atiende por Chovendo na roseira. Jobim codificándola en clave de electrónica analógica y rebautizándola como Children Games.

De Brasil pasamos Francia; Henri Texier, consumado contrabajista, hipster avant la lettre, nos regala Varech, de su disco homónimo. Philippe Katerine, ese bardo epatante, tan desprendido en lo íntimo como gozoso en lo impúdico, entona su himno Inutile en el, quizás, su último gran disco, titulado 8éme ciel. Alice Lewis y Alexandre Chatelard revisitan a François de Roubaix vía Les Amis (aquí rebautizada como Je sauráis te retenir), incluida en el Lp donde Fred Pallem et le Sacré du Tympan le rindieron merecido homenaje hace tan solo un par de años. Nino Ferrer, Agostino Ferrari, en ese Salmo que atiende por Le Sud y que uno tiene por un himno íntimo, propio y, sí, Mediterráneo.

 … Hay un lugar en Italia que se parece a La Louisiana. Tiene sabanas tendidas en la terraza y es muy hermoso. Diría que en el sur el tiempo no pasa y la vida dura eternamente, más de un millón de años. Y siempre es verano. Está lleno de niños que corretean por el césped, está lleno de perros. También hay un gato, y una tortuga, y peces rojos, no falta de nada …  

INTRO Soft Feeling / ERASMO CARLOS Vida antiga / TIM MAIA Over again / RALFI PAGAN Too late / DOUG & JEAN CARN Sweet Season / PHILIPPE KATERINE Inutile / FREDA PAYNE Through the memory of my mind / ELIS & TOM Chovendo na roseira / ANTONIO CARLOS JOBIM Children game / DJ SHADOW & THE HELIOCENTRICS This time / MARVA BROOME & THE ART ENSEMBLE OF CHICAGO For all we know / MARY LOU WILLIAMS Credo / FONTELLA BASS & THE ART ENSEMBLE OF CHICAGO Theme de Yo-yo / HENRI TEXIER Varech / SOFT SOUL TRANSITION Soft Soul Transition / NINO FERRER Le Sud / ALICE LEWIS & ALEXANDRE CHATELAND Je saurais te retenir / OUTRO Soft feeling

MOMENTOS MUSICALES Molicie y esparcimiento

Momentos

 

 

Molicie y esparcimiento en el Estudiodelsonidoesnob. Alrededor de una hora en la que uno ejecuta chapuceramente otra de sus listas. Del Modern Soul reparador con Willie Hutch, The Reflections o Virginia Vee hasta la Bossa pop franco española de Chiquita o italiana (vía Tunez y Umiliani) de Zeudi Araya. Entre ambos extremos entrelazados episodios de baterístico groove a cargo de Tulio De Piscopo, el Al Rose Trio o los Spaghetti Head recreando a Cozy Cole. El clásico “Take Five” sublimado en un aquelarre de triple vertiente: Jazz latino de Tino Contreras, Impresionismo vocal por Carmen McRae o juguetón virtuosismo andante por el guitarrista Elek Bacsik.

El fastuoso Sonido Calandria y la trompeta loca del Conjunto EstiffSoul, de todo tipo; Místico (Rotary Connection y su visión de The Band),  Northern (Joe Simon), cinemático (Virginia Vee) y Free (Elaine del Mar). Alegrías (Elia y Elizabeth) y lágrimas (Scott Fagan). La banda de cámara de la RCA mexicana y su arrebatador “Tema de los adolescentes”, la elegancia y sutileza de Ike Quebec y su saxofón junto a experimentos en los aledaños de lo extravagante con la adictiva “Viva Tirado”, aquí por The Duke Of Burligton, y fragmentos de las voces (Heston, Leigh & Welles entre otros) de “Touch of evil”.

 

 

PLAYLIST V.I.D. Saturday night, Sunday morning

 

 

V.I.D. (Very important dicotecas), Serie Super Soul Black Flash, The Philadelphia Sound, Disco Direction… son algunas de las coletillas, importadas o de cosecha propia, algunas veces de ingeniosa, elocuente concreción, en las que uno se fijaba cuando comenzaba a acumular estos objetos circulares de plástico negro. Epígrafes que ahora mismo, con los discos de nuevo en el plato, vuelven a provocar, sin fallarme jamás, un subidón y una sensación de felicidad con la que me regalan cada vez que recurro a ellos.  Creo que lo he comentado en más de una ocasión, soy curioso impenitente desde que puedo recordar, con todo lo bueno y malo que eso puede comportar, y, vale, aquellos cuerpos esculturales (o no) decorados por permanentes imposibles, escotes vertiginosos y peinados del tamaño de un rascacielos siempre me atrayeron. Del mismo modo que me maravillaba -de hecho sigue haciéndolo- la elegancia supina y despreocupada con la que aquellos señores lucían los trajes de chaqueta y chaleco con camisa estampada. O las corbatas baberos. O aquel hirsutismo de tan exagerado, esplendoroso.

Pero más alla del andamiaje estético, consustancial a una época, estaba lo realmente importante. Exacto, las canciones. Gracias a algunos amigos (Ay, que no es uno sino sus amigos, la gente que quiere y aprecia) me ha dado últimamente por rescatar de los cajones correspondientes, pocos para mi gusto pero con un par o dos de centenares de artefactos de esa época, y he terminado una vez más por ser consciente de mis escasos conocimientos al igual de la lacra que son los prejuicios y la cerrazón de mente, por mínimos que sean. No sirven para nada más que para limitar, constreñir el conocimiento y por ende el placer.

 Estoy hablando de la así -mal- llamada música disco. No porque tenga tal categorización como algo negativo, muy al contrario, sino más bien porque dentro de esa simplificación en muchas ocasiones displicente se hallaban aventuras que transitaban por diversos y muy gratificantes senderos; El Modern soul, el Cosmic Funk, el Soul sedoso y un punto lascivo, el Northern tardío y tantos y tantos otros apartados como los entendidos tengan a bien etiquetar. 

Música perfecta llevada a cabo tanto por nuevos talentos como por veteranos reinventándose con infinito gusto, donde la melodía, la evocación, el instante como único objetivo tomaron carta de naturaleza y que, antes de fagocitarse (como en cualquier otro movimiento o escena, aunque estoy por decir que en mucha menor medida), nos ofrecieron momentos que perdurarán para siempre. Canciones exuberantes tanto en orquestaciones como en producción, coronadas por voces de otro mundo. Unas veces mostradas con elegancia suprema, otras con rotunda furia hedonista, y afortunadamente en muchas ocasiones, de ahí el prodigio, combinando forma y fondo. 
  

 Ocurre que al igual que aquellos escritores que ganaron la guerra y perdieron la historia de la literatura (o aquellos otros que la perdieron -la guerra digo- y ganaron la historia de la literatura) también sucede algo parecido en la historia de la música. Que hubieron también músicos que ganaron su guerra (el éxito y la fama) pero perdieron la historia de la música, asfixiados por prejuicios, ignorancia y desdén. Es sabido que el malditismo es per se irresistible canto de sirena para según quienes, batalla a día de hoy me temo que perdida. Y no es que uno lo tenga por algo negativo -ni tampoco positivo- sino que es algo meramente sobrevenido. Aunque si pienso que su culto, a menudo casi integrista, la devoción con la que se sigue con según que liturgia, sí que lo es.

 Sigo, que me disperso y probablemente no llegue a ningún lugar. Nada me molestaría más que los que tienen a bien seguir esta bitácora interpretasen mis palabras como una justificiación. No lo es, desde luego, por las canciones; Impecables, soberbias todas, sino, más bien, por mi temporal ceguera u olvido, mis complejos y dudas, achacable todo ello a mis mermas y mis limitaciones congénitas. Así que dejo ya de divagar y darles la tabarra y paso a enlazarles una lista a modo de colofón veraniego hasta mi vuelta al blog.

 

THELMA HOUSTON Saturday night, sunday morning
MARLENA SHAW Love has gone away
GONZALEZ Ain’t no way to treat a lady
LOU RAWLS See you when i git there
THE STYLISTICS It started out
BOBBY WOMACK You’re messing up a good thing, baby
WILLIAM BELL Tryin’ to love two
THE TYMES Innerloop
C.J.& CO. Devil’s gun
THE UNDISPUTED TRUTH Law of the land
DENNIS COFFEY Free spirit
C.J. & CO. We got our own thing
ODIA COATES Showdown
LABELLE Space children
CORNELIUS BROS. & SISTER ROSE Since i found my baby
IDRIS MUHAMMAD Could heaven ever be like this
EVELYN “CHAMPAGNE” KING I don’t know if it’s right
DONNY GERRARD He’s always somewhere around
JACKIE WILSON It only happens (when you look at me)