THE NEW WAVE "The New Wave" (Canterbury, 1967)

 

 

Publicado en 1967 en Canterbury records, el único y homónimo disco de The New Wave es un secreto a media voz guardado durante varias décadas. En primera instancia un disco fácil y de agradable digestión, trufado de melodías optimistas, yace en su subsuelo una sensación de angustia y una soledad creciente. Ambas cosas, lejos de oscurecerlo, terminan por otorgarle un espectro tan luminoso en su fragilidad como gótico en su atenazada belleza. Un disco con aristas mucho más complejas de las esperadas. 

 Gary Zekley era un conocido de Dean Torrance en la escena musical de Los Ángeles. Estamos en 1966. La otrora popularidad de Jan and Dean se halla en retirada y, lo que es peor, a punto de desaparecer como consecuencia de una serie de fracasos y de un terrible accidente de moto en el que se ha visto inmerso uno de sus miembros, Jan Barry. Es la época en la que se registrará el milagroso “Save for a rainy day”, un disco catártico que incluye una composición de Zekley, “Yellow balloon”. A este no le gusta en absoluto la forma en que el dúo la graba y siente que se ha desaprovechado una gran canción. Sin saber todavía que el disco se convertirá en una obra maldita Gary Zekley comienza a moverla por su cuenta y termina en las oficinas de Canterbury records , un pequeño sello propiedad de Ken Handler. A este le impresiona y le conmina a grabarla de inmediato. Entra en el estudio y, esta vez sí, con Zekley a la voz y una serie de músicos de sesión, la canción adquiere la forma pretendida originalmente; Un órgano juguetón subiendo y bajando como una montaña rusa, una guitarra con efectos, con su tremolo omnipresente… Todo ello adornado por unos juegos vocales delicados, los coros superpuestos surfeando entre melodías adictivas con la intención de recrear un estado de soleada melancolía. La publican a la vez que la versión de Jan and Dean y mientras esta no pasa del #100, la suya llega al #25.

 

 Pero hay un problema, no tienen una imagen ni una banda con la que mostrar la canción, aparecer en la televisión y conseguir el éxito que buscan deseperadamente. Handler recluta entonces, aprisa y corriendo a una serie de jóvenes que den la imagen requerida. Don Grady, un actor juvenil, (famoso por la serie “My three sons” donde encarna a Douglas, uno de los hijos de Fred McMurray y que en 1974, bajo el nombre de Don Agrati, publicaría un espléndido pero olvidado disco en Elektra) que está dando sus pinitos musicales en el sello será el cantante. Junto a él una serie de conocidos suyos; El bajista Don Braucht, el teclista Frosty Green, el guitarrista Paul Kanella y el vocalista Alex Valdez. Necesitan un Lp para subirse definifivamente a la ola y Zekley, a toda prisa, se encarga de producirlo y de escribir ocho de las once canciones.

Canterbury era un pequeño sello californiano. Había sido un sueño de Ken Handler que cobró forma gracias a que su madre, Ruth, fue la creadora de la famosa muñeca Barbie. Nunca tuvo éxito alguno pero con el tiempo algunos de los artistas que en él grabaron –Lisa Miller, Sandy Winns, The Group Therapy– obtendrían una breve reseña en las enciclopedías, sección Sunshine pop. Nada de eso ocurriría con The New Wave

Formados por Tommy Andre y Reid King, el primero venía de una carrera regular como actor infantil en cine y televisión bajo el nombre de Thom Andriola. Moreno, de indisimulable aspecto latino, parecía llevar la voz cantante. El segundo, el meditabundo y rubio Reid, en cambio no tenía pasado artístico alguno y estaba subyugado por la bossanova, por Jobim y por cualquier cosa que mezclase jazz con pop del mismo modo que buceaba atónito entre Chad and Jeremy y Peter and Gordon. Se conocen en 1966 y comienzan a grabar maquetas juntos. Firman por el sello de Sunset Boulevard y ayudados por una serie de fenómenos y outsiders de la escena angelina la obra comienza a cobrar resplandeciente, delicada forma. Van Dyke Parks, Gene Page, Hal Blaine o Carol Kaye son alguno de ellos. Junto a estos y las inquietudes antes mencionadas se puede percibir una querencia indisimulable al sonido del vibráfono (el inicio de la soberbia “Shade of the sun”, el puente de la no menos evocadora “Shadows of goodbye”) a veces con la elegancia de Milt Jackson, en otras con la modernidad de Dave Pike.
 
 Modernos en el mejor sentido del término -nada epatantes sino curiosos- su nombre venía sobrevenido por su afición al cine francés y en especial a la Nouvelle Vague. De hecho adaptan “Autrefois”, una composición de Legrand para la película de Jacques Demy, “Les parapluies de Cherbourg” con un francés un tanto risible pero sentido en su ingenuidad. “The New Wave” es un disco si quieren barroco, repleto de instrumentos e intenciones por abarcar quizás demasiado, pero en absoluto apabullante en su abanico sonoro. Es un disco delicado, de evocadora ingenuidad y también ambicioso. Tan ensoñadoramente melancólico como optimista y recóndito. Una banda sonora perfecta para la versión hipster avant la lettre de “Alicia en el país de las maravillas”.
 
Anuncios

The Roger Nichols songbook (vol.1)

 

 A petición de un amigo, aquí tienen una pequeña lista con una pequeña parte del cancionero de Roger Nichols a cargo de otros señores (y señoras). La verdad es que tirar de memoria tiene el peligro de lo endeble de ésta y sirve, sobre todo, para constatar las ausencias dejadas por el camino. Tal como lo estoy subiendo me estoy acordando de The American Breed, Las Four King cousins, Three dog night… Supongo, bueno estoy seguro, que hay muchas más que se han quedado por el camino. Por eso lo de volumen 1. Se agradecerán sugerencias y recordatorios para un segundo capítulo.

 
 
FREDDIE ALLEN We’ve only just begun
THE NEIGHBORHOOD So many people
THE MONKEES Someday man
THE SOUNDS OF SUNSHINE Rainy days and mondays
PAUL WILLIAMS I kept on loving you
THE SUNDOWNERS Always you
HARPER BIZARRE The drifter
THE SANDPIPERS Yo ya me voy (to put up with you)
THE CARNIVAL Love so fine
THE PEPPERMINT TROLLEY Trust
DOBIE GRAY Do you really have a heart?
THE MATCH Mornin’ i’ll be movin’on
THE SUNSHINE COMPANY Just beyond your smile
THE FIRST EDITION Only me
PUNCH Travellin’ boy
HERB ALPERT & TIJUANA BRASS BAND The treasure of San Miguel