La Lupe & Tito Curet Alonso. (Tico,1974)


No sabría explicar muy bien por qué, pero cada vez que escucho a la Terremoto me acuerdo de La Lupe y a la inversa. La misma arrebatadora pulsión, la iconoclasia por bandera. Un soterrado y atormentado universo propio emergiendo orgulloso, muchas veces de manera del todo inoportuna para aquellos tiempos, para todos los tiempos en realidad. Ya se sabe que cualquier celebración comporta, antes o después del júbilo, también el fracaso. Mujeres de rompe y rasga en un mundo en el que solían, por definición, acabar rotas y rasgadas.
Más de un lustro después de su colaboración inmortal (“Puro teatro”, “La tirana”, “Carcajada final”), el talento indesmayable de Catalino “Tito” Curet Alonso y ese prodigio de la anturaleza que fue Lupe Victoria Yolí Raymond volvieron a reunirse en “Un encuentro con la Lupe” (Tico, 1974). Con la colaboración de Pappo Luca en los arreglos de las canciones más salseras, de Joe Cain en las aboleradas y de Hector Garrido en las dos más sublimes, el Lp es un paseo -otro más- de La Lupe por toda la panoplia de los estilos denominados Latinos; Guajira, Salsa, Son, Boleros…
 Un disco, como todos los suyos, lastrados si se quiere por el exceso de personalidad pero que contiene, para quién suscribe, dos de sus más rotundas demostraciones de tronío. Antagónicas versiones del amor. La una asumiendo -a su pesar- el aleteo conquistador del ser amado, aceptando las piedras del camino con tal de poder disfrutar su momento, impasible ante el qué dirán, casi sumisa…

Eres malo y yo te amo
 
Me dicen que eres malo pero yo te amo, 
Te amo, te amo, pero no te amo,
Soporto que tengas una en cada esquina,

que le eches piropos hasta a tu madrina,

Soporto que vivas en tu mala ley,
porque tu mi vida, eres como un rey…

Aunque tengas una en cada noche,
soporto que vengas ya de madrugada,
que si te pregunto no respondas nada,
no importa que llore porque te enamores…

No importan que digan que el amor te imploro
que soy una tonta porque yo te adoro
yo sé que a tu lado me siento mujer
no importa que digan, que tú me castigas..




Yo creo en ti


 La otra en cambio gozosa. Celebrando al ser amado, al amor y a su manera de mostrarse. Casi se puedepercibir el tic tac del reloj en sensual cuaenta atrás dirigiéndose al deleite que está a punto de llegar.


Yo creo en ti, por encima de todas las cosas.
Te doy mi amor, sin ninguna ilusión provechosa.
Yo creo en ti como nunca he creído yo en nadie.

Y si a veces me siento cobarde, 

el motivo es tu ausencia de mi…


Y mi ambición es tener día y noche a mi lado

la sensación de tu piel provocando el deseo,

de tus labios diciendo te quiero,

prometiendo olvidar el pasado e insistiendo en mi amor otra vez.