TULLIO DE PISCOPO Fastness/Coagulation 45

Poco ha durado el enunciado del blog, aunque conociéndome, tal vez demasiado. Dejemos entonces por un momento el repaso a Lps y pasemos a esta joya, (reeditada recientemente en 12″ por la gente de Finders keepers junto Angelo & eighteen, otra virgueria, originalmente en el sello Rak), una auténtica patada en el estomago. Rápida, contundente, certera.
 
 Niño de la posguerra, en un lugar y tiempo dónde ese siempre solía ser el estado natural, Tullio de Piscopo (Nápoles, 24/02/1946), siguió el guión al pie de la letra. Hijo de músico, precoz y prodigio – de prodigioso, sobresaliente- comenzó a los 13 años a tocar en nightclubs del Bagnoli, cercanos a la base de la Otan e inundados de soldados americanos. Mamó Jazz, rock y soul directamente de la teta y lo asimiló rauda, provechosamente. A los veintitres años marcha a Turín, ya con un sólido background, obteniendo el puesto de batería titular en el afamado Swing club. Los comentarios acerca de su talento y la naturalidad y clase con la que toca corre de boca en boca, e inmediatamente colabora con todo aquel artista, generalmente americano, que tuviese a bien detenerse en Italia; Gerry Mulligan, Astor Piazzola, Gato Barbieri, Eumir Deodato. Se convierte en EL batería de sesión por antonomasia, la referencia a las baquetas con la que todo el mundo quiere contar. Algo, salvando las distancias, a lo que el gran Pepe Sánchez fue en nuestro país.
 
 
 Ya a principios de los setenta el guitarrista Franco Cerri lo incorpora a su Franco Cerri Quartet y allí conoce y empatiza con otros genios; el contrabajista Giorgio Azzolini, ex Quarteto Basso Valdambrini y el guitarrista Angelo Arienti. Poco después, registra este “Fastness/Coagulation” (Analogy tre, 1971), una experiencia sónica inclasificable, fuera de tiempo y lugar, rellena de efectos, artilugios electrónicos y el uso y abuso del Leslie cabinet, un altavoz amplificador creador de efectos, que siendo habitualmente asociado al Hammond, él lo aplica a la batería con resultados sorprendentes. Es el virtuosismo natural y libre en su máxima expresión. 
 
 Tres años más tarde publicaría Suonando la batteria moderna. Modern drums; a practical guide, Ritmi d’oggi eseguiti da Tullio de Piscopo, como su nombre indica, un manual de uso y aplicación de la batería en la música moderna. Era la consecuencia directa a la avanzadilla que fue el single que nos ocupa. Pero esa es otra historia, de la que convendrá hablar.
 
 Quedémonos, de momento, con el embrión.
 
 
 
Anuncios