Un single cada domingo (XXIII)… WAYNE FONTANA "Waiting for a break in the clouds" (Fontana, 1968)

 


Geoffrey Ellis, más conocido como Wayne Fontana, tomó su apellido del batería de Elvis, Dominic Joseph Fontana. Fue uno más de las huestes que conformarían la British invasion. Sus primeras escaramuzas fueron con los Jets, en su Manchester natal, pero el éxito le llegaría con los Mindbenders (Llamados así a partir de la pelicula del mismo título de Basil Dearden) con una versión de “Um, um, um, um, um”, canción del gran Curtis Mayfield popularizada por el no menos grande Major Lance. Aunque el mega hit por el que serían recordados en las enciclopedias fue “The Game of love”, número uno a ambos lados del Atlántico y también su canto de cisne. A finales de 1965 se separan y Wayne emprende una carrera en solitario con enormes aspiraciones pero cuyo mayor logro comercial, en cualquier caso relativo, sería su versión de “Pamela, Pamela” de Graham Gouldman. Ese mismo año publicaría un Lp (con la colaboración de la orquesta de Les Reed y músicos de sesión tan conocidos como Big Jim Sullivan) que se quedaría un tanto en tierra de nadie, entre la intención de consagrarse como un crooner de drámatico existencialismo (en la senda que ya había iniciado Scott Walker) y los intentos por sumarse al pop orquestal, elaborado y elegante, de los Bee Gees. Para su desgracia -malos managers, peores decisiones- en la mayor parte de sus canciones quedaría un tanto desubicado, errando como uno más de los numerosos melifluos cantantes pop. Pero donde de verdad daba el Do de pecho, ciñendo ambiente con su presencia escenica y personal voz era en esas perlas de Blue eyed soul, a menudo compuestas por Greg Ellis (La citada “Waiting for a break in the clouds”, “My eyes break out in tears” o “Something keeps calling me back”) donde parecía un émulo – menos salvaje, más domesticado- de un contenido P.J. Proby.
 
Unas cuantas de esas joyitas, para deleite de quién suscribe, verían edición en formato 7″ en nuestro país, con sus hermosas y únicas portadas. En concreto dos Eps (“Goodbye ble bird/The sun’s so hot today/Come on home/My eyes break out in tears”, Fontana, 1966 y “Pamela, Pamela/Something keeps calling me back/Gina/Goodbye bluebird”, Fontana, 1967) además de dos singles en 1968; “The worlds of Bartholomew/Mind excursion” (con producción de Arthur Greenslade) y el soberbio -que tengo el placer de presentarles- “Never an everyday thing /Waiting for a break in the clouds”producido por Mike Vickers. La cara B, cada día pieza más cotizada desde que diese nombre a una recopilación del mismo título, son dos minutos largos de sudoroso rhythm and soul blanco; Vientos sincopados y base rítmica desatada para vestir a una voz chulesca e implorante acompañada por unos coros femeninos de lascivo, sexual atractivo.
 
 
 
Anuncios